viernes, 17 de junio de 2016

El premio

La Fundación Cari Filii tiene la misión y el objeto de dar a conocer a la Virgen María, su cariño, su ternura, su maravilla... Y cada año convoca un premio. Pues este año hemos ganado el primer premio con un cortometraje que se llama 'Mater Misericordiae'. Espero que os guste. Es el primer proyecto de una locura llamada Gospa Arts.

lunes, 8 de septiembre de 2014

El 'cumple' de la Madre

Hoy es 8 de septiembre. El 'cumple' de la Virgen María. Lo curioso es que, según he oído, la fecha original del cumpleaños de la Madre sería el 5 de agosto pero, como no se sabía antes, pues la Iglesia, que es maravillosa, lo puso el 8 de septiembre.
Bueno, al caso. ¡¡Muchas felicidades!!
Hoy ha amanecido la Virgen 'enjoyada' en casa. Celebramos el santo de Covadonga -quien da nombre al blog- y le hemos cantado las 'mañanitas'. Una maravilla.
La Madre se está volcando con nuestra familia desde siempre y nos sentimos muy protegidos y acompañados. Por eso, como somos sus hijos y la queremos mucho, hoy en casa es un día de especial celebración.
Para empezar, le hemos cantado el 'Cumpleaños feliz' -¿o no se canta el día de los 'cumples'?- y tendremos la enorme suerte de poder ir todos juntos a Misa y a alabar a Dios.
Después, celebración gastronómica, que no sólo hay que alimentar el alma…
¡Felicidades, Mamá! ¡Felicidades, miCovadonga!

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Testimonio

Desde hace algunos años -ahora no soy capaz de determinar cuántos- me he visto 'acorralado' por el testimonio de cientos de personas que han contado su experiencia de Dios.
Testimonios que reflejan conversiones milagrosas o que manifiestan un deseo de mejora en personas buenas.
A cada uno le ha cambiado la vida de una forma.
Y siempre ha sido mediante un encuentro personal con Jesucristo. Ese encuentro ha podido llegar de mil formas diferentes pero, la raíz, se resume siempre en lo mismo: un encuentro personal.
Ayer leí y escuché de viva voz el testimonio de Gonzalo Altozano. Aquí lo puedes leer.
Y puedo asegurar que este tipo ha tenido un encuentro personal con Cristo. Podría haber sido en cualquier lugar pero ha sido en la aldea de las conversiones.
¡Gloria a Dios!

jueves, 30 de enero de 2014

Rezando por mi cardenal

Ya conté hace algunos años aquella magnífica experiencia que fue el acto de clausura de la Misión Joven. Fue una gran oportunidad para conocer parte de la alegría de la Iglesia. Una maravilla. (Leer crónica)
Allí tuve la oportunidad de entrevistar al cardenal Antonio María Rouco Varela. Mi cardenal. Mi pastor.
Como dije en aquel entonces fue una gracia de Dios saber que había una persona que me guiaba y me protegía en este azaroso mundo.
Allí tuve claro que había una persona a la que siempre podría acudir para contarle mis problemas, preguntarle mis dudas, presentarle mis angustias, participarle de mis alegrías y sugerirle mis ideas.
Desde entonces, el cardenal se ha convertido en una de las intenciones presentes en mis oraciones diarias. Seguro que él lo necesita y lo agradece.
Además, con el ligero rastro de interés por el Derecho que dejó mi pasó por la facultad, eché un vistazo hace tiempo al Código de Derecho Canónico -¡justo la especialidad de mi cardenal!- y me paré en el Título I. Me llamó la atención su enunciado: "De las obligaciones y derechos de todos los fieles". ¡Qué bueno! Los fieles tenemos derechos y tenemos obligaciones. ¡Cuántas veces se nos olvida! Entre los derechos que me otorga el Código como fiel católico se encuentra algo que yo había sentido en el corazón en el Madrid Arena pero que ahora quedaba refrendado por los cánones. Se trata del canon 212.2: "Los fieles tienen derecho a manifestar a los Pastores de la Iglesia sus necesidades, principalmente las espirituales, y sus deseos". ¡Qué maravilla! De esta forma ya sé que no estoy solo y que siempre puedo acudir a mi Pastor para pedir ayuda.
Siempre es un alivio saber estas cosas.
¡Gracias mi cardenal!

viernes, 24 de enero de 2014

Hay ángeles en este lugar

Llevamos una semana en casa e la que no dejamos de cantar una maravilla de canción que dice "Hay ángeles en este lugar, en medio del pueblo y junto al altar…". Es una canción maravillosa, fácil, cortita y al pie. Viene de un retiro de Emaus que ha traído la alegría a casa.
Una maravilla.
Y es sensacional acariciar de vez en cuando las maravillas de Dios. Son regalos que se expresan en pequeñas cosas. Esta canción es una de ellas.
Muchas cosas han pasado en tanto tiempo sin escribir. Todas buenas. Y ha llegado el momento de ir contándolas. Poco a poco. Sin presión.
Total, hay ángeles en este lugar...