viernes, 23 de noviembre de 2007

Mañana mi hermano se ordena diácono

La buena de Covadonga y su inminente llegada hace que mañana, María y yo, no podamos estar en Roma en la ordenación de diácono de mi hermano mayor. Es un momento muy importante en mi familia. Vamos es EL MOMENTO. Creo, sinceramente, que no hay cosa más importante en la vida de una familia. Nosotros no podemos estar pero mis hermanos se van para allá y lo van a pasar en grande. Roma es una ciudad especial y más cuando es escenario de una ordenación. Nos hubiese gustado estar en la Ciudad Eterna pero Covadonga puede llegar en cualquier momento. Además, este fin de semana me toca terminar de poner todos los accesorios del cuarto de la niña. Llevo ya varios días montando una cómoda, poniendo cuadros, colgando baldas y quedan cosas por finalizar para que el cuarto sea el que mi hija merece -ya os enseñaré fotos-. Bueno, volviendo a lo de Iñigo -mi hermano- ya os contaré alguna historieta suya. Siempre ha sido el hermano mayor y ha ejercido como tal. Es curioso, después de varios años en Roma ha mantenido contacto con todos como si siguiese en Martín de los Heros. Voy a tratar de buscar fotos de nuestra infancia y las 'subo' la semana que viene. De momento, ellos allí y nosotros -con Covadonga incluída- aquí. Pero iremos en mayo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario