domingo, 2 de diciembre de 2007

Un pañal, dos pañales, tres goles...

Es increible comprobar la capacidad de un bebé recién nacido para hacerle una faena a sus padres. Lo explico: Sábado a las 23.45 horas. Covadonga se dispone a ser cambiada para prepararse para dormir -bueno, eso es un decir-. Desde el mueble que utilizamos de cambiador, Covadonga nos mira con cara de no haber roto un plato en su vida. La realidad es que está preparando un plan malévolo. Le quito el pañal. Efectivamente, era necesario cambiarla -me ahorro detalles-. Después de limpiarla, coloco el nuevo pañal en disposición de ajustarse al cuerpecito de esta enana. Pero ella tenía otros planes. Un pequeño ruido que precede a la tormenta me avisa de que la 'fiesta' no ha terminado. No me da tiempo a retirar el pañal antes de que Covadonga descargue un poco más de 'material radioactivo'. Se me queda cara de pez pero sonrío. Vuelvo a limpiarla y me hago con un nuevo pañal. La misma operación. Cuando la niña ya está dispuesta a 'salir andando' todo mona con su faldón y sus patuquitos, una nueva avalancha termina manchando, por tercera vez, un tercer pañal. ¿Me río o lloro? Opto por lo primero y busco en el armario el cuarto pañal...¡¡Aghhhh!! Otra vez. ¡Será cab...bueno, pobrecita! En fín, cinco pañales en menos de seis minutos. Todo un récord. Por un momento cerré los ojos esperando a que un empleado de Dodot llamase a la puerta en ese momento y me nombrase cliente del mes. ¡Así no me extraña que no se gane para pañales!

Pero esta mañana he podido ir a Retamar a jugar nuestro habitual partido de los domingos. Hemos perdido 4-3. La verdad es que lo pasamos bien y echamos un poco la bestia. Pero se nota que las jóvenes generaciones vienen pisando cada vez más fuerte. Eso sí, después de haberme acostado a las 5 de la mañana, me sorprende haber aguantado todo el partido. Ahora tengo agujetas hasta en el DNI. Dentro de poco, Covadonga vendrá a Retamar a verme jugar.

Ahora, María tiene a la niña en brazos. La estampa es genial...pero ésta me la voy a quedar para mí.

PD: Hoy han venido la abuela y la bisabuela a ver a Covadonga. Os pongo una foto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario