martes, 25 de diciembre de 2007

¡Ya está aquí!

Éste fue el titular del número de ALBA de Navidad del año pasado. Y es que es la gran noticia que cualquier periodista debería perder el trasero por querer dar: Dios ha nacido. Vuelve a ser Nochebuena y el Niño Jesús vuelve a venir entre nosotros. ¡Gracias, Dios mío! Ha sido una Noche maravillosa. Han venido mis padres, mis hermanos solteros -a María le quedan dos telediarios-, mi suegra y mi cuñado-ahijado-padrinodeCovadonga.
Después de una cena adelantada por jamón, lomo, queso, langostinillos, salmón...hemos atacado unas piezas de carne argentina que han hecho las delicias de todos. De postre, María, mi mujer, ha elaborado una mouse de chocolate que te ponía los pelos de punta. Durante las copas, hemos abierto los regalos que el Niño Jesús -a petición de Covadonga- ha traído para los presentes. Ha estado divertido.
Durante la noche, se me ha ido el pensamiento a los católicos de Bosnia y de Mozambique. Seguro que allí han celebrado la Navidad igual -o mejor- que nosotros con un 2% de los recursos. Pero me gusta hacer dispendio para celebrar la llegada de Jesús. Me encantan estos días de Navidad.
Gracias, Niño Jesús. Tengo tantas cosas que pedirte...
Covadonga ha DISFRUTADO de su primera Navidad. Los preparativos han sido largos y tortuosos. Aunque queríamos que todo saliera a pedir de boca, no podíamos perder de vista que lo importante pasaba en Belén y no encima de nuestra mesa. Después de una mañana de encargos y gestiones -me he cortado el pelo- he ido a comer con mi padre. Por la tarde me he quedado en casa. María ha salido a hacer sus gestiones. Yo me he quedado con Covadonga en casa. Con el móvil en una mano y ella en otra, he felicitado la Navidad a mis amigos. ¡Qué gozada! Me ha servido para rezar por todos ellos. Luego hemos rezado el Rosario en la cocina. María tenía que terminar cosas y, como decía santa Teresa, a Dios también se le trata entre los fogones. Por cierto, Covadonga se ha vuelto la fan número uno de mis villancicos. Son para tí, pequeña. El mejor regalo de Dios.
He echado de menos a los que no estaban: Iñigo, en Roma, ya diácono -vaya Navidad, campeón-; Pablo con Mariana y sus niños -hoy cumple un año Cosme-, Macarena en Pamplona con Álvaro y su dos enanos; Josemaría en Barcelona -primer año fuera- después de haber disfrutado ayer el Clásico en tribuna...también ha habido pensamientos para Rocío y Juanma. Un beso a todos.
Posted by Picasa

2 comentarios:

  1. FELIZ NAVIDAD a esta familia tan maravillosa que acaba de crecer! Felicidades a María y a ti por esa preciosidad! Me encanta el nombre por cierto!

    Me alegro de haber descubierto este blog del que seré, seguro, lectora diaria!

    Un abrazo desde BCN para los dos.

    AMÉRICA

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras sobre mi blog, estoy visitando el tuyo -voy a seguir un rato más- porque aún no he descubierto tu nombre y la ciudad en que vives (Madrid?), aunque se que ahora debes estar en Sanxenjo (yo el 15 ire a Santa Eugenia de Ribeira... un encuentro?). Tambien sé que tu hija se llama Medjugorje ... que bueno, allí fuimos en Semana Santa y es verdad todo lo que dices, para la mi la peregrinación marco un antes y un despues...
    . Por cierto en lo que a la encuesta se refiere, a mi me gusta más que en el blog se visionen muchas entradas para poder leerlas seguidas. Seguiremos en contacto aunque el verano relentiza mucho. un abrazo, te incluyo en mi favoritos ya que tiramos en la misma dirección

    ResponderEliminar