viernes, 18 de enero de 2008

Un poco de Vitamina B16

Hoy he podido publicar, otra vez, un artículo de opinión en el periódico en el que trabajo (www.neg-ocio.com) He tirado por Benedicto y lo rollo que es la campaña electoral. Lo cuelgo

"Un poco de vitamina B16
Benedicto XVI -más conocido entre los jóvenes como B16- ha tenido que renunciar a participar en el acto de inauguración del curso -¿en enero?, para que luego digan de los españoles- de la universidad romana La Sapienza porque un grupúsculo -era ínfimo- de profesores y alumnos se negaban a que el Pontífice hablase en sus aulas y amenazaban con reventar el acto. Entre los motivos esgrimidos, la persecución de la Iglesia a Galileo. Curioso, teniendo en cuenta que Ratzinger defendió al propio Galileo, precisamente en La Sapienza, en 1990.
Pero lo más llamativo es la actitud beligerante que en los últimos tiempos se está levantando contra la Iglesia Católica.Resulta que el Papa no puede abrir la boca. Este Pontífice que, pese a haber sido caricaturizado como un Panzer tras su elección, no hace más que defender la posibilidad de dialogar y confrontar ideas, ahora se tiene que callar porque cuatro ‘tolerantes’ le amenazan.
Algo parecido ha ocurrido tras el multitudinario acto de las familias en la Plaza de Colón. Resulta que uno no hace más que encontrarse titulares que hablan de guerra abierta entre el Gobierno y la Iglesia y la realidad es que sólo oímos voces de un lado. Ya se sabe que aquí, en España, sólo pueden opinar los políticos, según palabras de José Blanco. Aunque haya muchos que prefieren quedarse callados y no dar la cara.
El caso es que B16 sigue siendo un ejemplo de muchas cosas, pero especialmente de comprensión y diálogo. A él le gusta sentarse a hablar con sus compañeros de estudios teológicos -muchos de ellos muy separados de la Iglesia- y contrastar opiniones y confrontar conocimientos. No trata de imponer sino de convencer. Esa es su vitamina.
Y de eso podrían aprender un poco los políticos. No quiero imaginarme cómo van a ser los debates entre el presidente del Gobierno y el aspirante. Un muro frente a otro muro. Se pueden echar hasta piropos que no los asimilarán. Algo parecido a lo que se ve en cualquier debate televisivo. Algunos periodistas defienden a capa y espada a ‘sus’ políticos. No se acepta la crítica al candidato afín y se aprueba todo lo que hace el protegido. Y esa forma de ¿dialogar? nos empapa a los demás. O eres ‘rojo’ o eres ‘azul’. Oyes una emisora u oyes otra. Estás con nosotros o contra nosotros. Parece que no hay otras alternativas.
Por eso, seguro que lo único que vamos a escuchar durante la campaña van a ser insultos y esos caramelitos que los políticos nos ponen en la boca y se llaman ‘promesas’. Muchas veces sólo eso, ‘promesas’.
A nuestros políticos les vendría bien un poco de Vitamina B16."
Además, os dejo un link a una página web dedicada a B16 (http://www.ssbenedictoxvi.org/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario