lunes, 7 de enero de 2008

¡Vaya Reyes Magos!

¡Han venido los Reyes! Como siempre, no han defraudado y ha sido otra fiesta de las gordas. Una gran traca final para el tiempo de Navidad. Por partes. El sábado, como ya os conté, estuvimos en Lerma con las monjas clarisas. Lo contaré en otro post. Y ayer fueron los Reyes. El día 5, después de llegar de Lerma, estuvimos en casa viendo la Cabalgata por la televisión. Me dio pena ver cómo se mezclan cosas de fantasía con realidad, es decir, parece que los Reyes Magos son una ficción igual que Pinocho o Hansel y Gretel, pero bueno... Después de rezar el Rosario y cantar unos villancicos junto al Belén, estuvimos dando los últimos retoques a las 'cartas' de los Reyes. Como seimpre, fue una gozada. A eso de las 9 de la mañana, María me dijo: "Me parece que Covadonga tiene que comer", a lo que contesté: "María, si lo que quieres es que vayamos a ver los regalos...pues vamos".
A Covadonga le habían traído cosas de vestir (os pongo una foto. No perdáis detalle de los patucos que puso para que los Reyes dejasen los regalos)
El 6 por la mañana estuvimos en casa de mi abuela. Eso es como una locura. Todos los primos por parte de mi madre nos juntamos en Rios Rosas 7 y la abuela siempre ha pedido un regalo para cada uno. Hijas, nietas, bisnietas, yernos...todos tienen un detalle y lo bueno es que se puede estar un rato de charleta con los primos. Es genial.
Antes de comer llegamos a casa de mis padres y los Reyes Magos no habían terminado su trabajo. Tuvimos que esperar a estar todos juntos (gracias a los pajes Rafa y Bosco) para poder entrar en el salón. como siempre, regalos para todos, sorpresas de última hora -ultimísima hora-, caras de alegría y, como siempre, satisfacción. (Arriba tenéis una foto. Ahora pongo una de mis sobrinos Álvaro y Cayetana con Covadonga)
Una gozada. Por la tarde visitamos a mi suegra y cuñados. Regalos y alegría por todos lados. Además, era el cumpleaós de Josito, mi cuñado, recién llegado de Argentina. Estuvo muy divertido.
Al llegar a casa estábamos hechos polvo y Covadonga con un poco más de mocos de lo normal. Pero fue un día maravilloso. ´Después de tantos regalos me pregunté: "¿Y qué le he regalado yo hoy al Niño Jesús?". La respuesta me la quedo para mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario