martes, 19 de febrero de 2008

Un gol de Kiko que valió un sacerdote

Dios se sirve de cualquier cosa para llevar a cabo el plan para cada uno. Incluso se aprovecha de un gol de Kiko. Lo contaron ayer en El Tirachinas. Hacían el programa desde una residencia en Roma donde había sacerdotes y estudiantes. Uno de los sacerdotes contó su historia:
Él era socio del Atlético de Madrid, aunque vivía a escasos metros del Bernabéu. Domingo tras domingo, disfrutaba o sufría con sus 'colores'. El caso es que empezó a sospechar que el Señor le pedía algo más. Dios trastoca los planes que nos vamos haciendo y Él sabe más que nosotros. El caso es que este chaval -me parece que dijo que se llamaba Andrés- le puso un reto a Dios con el objetivo de que no se cumpliese. "Si el Atlético gana Liga y Copa en un año, entonces me haré sacerdote", puso como condición. Contó con mucha gracia la cara de tonto que se le quedó cuando Kiko Narváez -que estaba presente en el programa- marcó el gol contra el Albacete que abría las puertas al ya mítico Doblete. El chico aceptó que a Dios, en Amor, no le gana nadie, y ahora hablaba desde Roma, como estudiante de Sagrada Escritura, con el alzacuellos puesto y con una sonrisa de oreja a oreja del que es feliz del todo.
Hay que ver como se ríe Dios de nuestras cosas. ¡Quién le iba a decir a Kiko...!
PD: Dedico este post a Helena, para que vea que el fútbol, a veces, es algo trascendental...¡Ánimo!

3 comentarios:

  1. Gracias Borja. Muy bonita historia. Aunque sigo teniendo claro que Dios es del Madrid. ;))

    Un beso para toda la familia
    Helena

    ResponderEliminar
  2. Bonita historia, la verdad. No la conocía y me ha emocionado. Siento la derrota de ayer :)

    ResponderEliminar
  3. Dos buenos colchoneros...La verdad es que ayer estuve más pendiente del Liverpool-Inter...¡ínfame partido! No esperaba esto del Inter. Lo del Madrid, más d elo mismo. ¿Qué dice ahora Calderón de eso de que el Madrid es la máquina total? Sobra en el fútbol...

    ResponderEliminar