miércoles, 12 de marzo de 2008

Cuando un niño está callado...

...mal asunto. ¡A saber lo que está tramando!. He visto esta lista en www.forumlibertas.com (página que recomiendo) y me he acordado de mis hermanos pequeños, sobrinos e hijos de amigos. Espero que Covadonga tarde un poco en hacer estas cosas.

"Le pasa a muchos padres. Notan un silencio sospechoso. ¿Dónde está el crío?
Si en la casa reina el silencia significa que el niño:
- se lava las manos en el cuenco del gato
- se ha metido dentro de la lavadora hasta la cintura
- chupa los zapatos de papá
- puso los calcetines de papá en el váter
- pinta con los cosméticos de mamá su reflejo en el espejo
- averigua si vive alguien dentro de los enchufes
- saca agua del váter porque "la muñeca tiene sed"
- mordió un paquetito de té y lo arrastra por el rabito, dejando en el suelo unas huella marrón mojada
- come las revistas de mamá- deposita en el cubo de basura sus galletas, se dice "no" a sí mismo, las saca y come
- con mucha dedicación chupa el cabo del cargador del móvil enchufado
- se mete detrás de la mesa de la tele y saca todos los cables
- come papel a hojas enteras
- está escondiendo el mando de la tele
- abre la bandeja de poner DVDs e intenta sentarse encima
- sacó del cubo de basura los huesos de pollo y los está chupando
- acaba de tirar el móvil de mamá a la basura
- mete todas sus cositas en lavador
- lame el vasito de yogur que papá acaba de tirar a la basura
- come el pienso del gato
- lame las ruedas sucias de su silla de paseo
- chupa el cable de antena de TV que acaba de arrancar de la tele
- acaba de encontrar lápices o bolígrafos y los mete en los orificios del vídeo/DVD/ordenador, oreja del gato...cualquier agujero le vale
- mete en mi bolso sus juguetes
- acaba de verter agua, lo más probable, sobre el sofá, la allana con las manos diciendo: "pobre mamá, se mojará el culito" y añade más agua
- llama al último número del móvil y laaargo rato respira elocuentemente
- roba el chorizo picante que no se le deja comer y ¡rápido, rápido! lo muerde
- busca galletas en el botiquín; resultado: 20 metros de vendas desenrolladas
- se pinta a sí mismo, al gato y los muebles con acuarela negra
- unta el suelo con la crema de manos de mamá
- recorta con tijeras las florecitas de la camiseta que lleva; en los pantalones recorta agujeros de ventilación
- acaba de abrir el lavavajillas, subir encima de la puerta, para desenrollar las servilletas de papel
- subió al respaldo del sofá, de allí, encima del armario, cogió al gato dormido de la cola... y aquí termina el silencio".

2 comentarios:

  1. Mi amigo T, tenía tres hijos en el año 2000. ) 9 y 5 años, y tres meses.
    Como buenos hijos de sus padre, eran unos tíos peligrosos, de verdad.
    Una tarde tomando café, ese radar que todo padre tiene nosedonde, le hizo levantarse del salón como un rayo para ver que hacían "en silencio" sus hijos.
    Estaban en la cocina, y los dos mayores trataban de secar en el microondas al bebé.
    Así fue.

    ResponderEliminar
  2. Me lo creo!! Impresionante...La verdad es que luego dicen que no existen los ángeles de la Guarda y lo que de verdad ocurre es que los pobres no dan abasto de tanto 'terrorista' suelto...

    ResponderEliminar