miércoles, 26 de marzo de 2008

Cuatro meses y cien entradas

¡Hola, soy Covadonga! Le he secuestrado el teclado a mi papá. En definitiva, éste es mi blog y nunca he podido escribir. Hoy cumplo cuatro meses. Mi mamá dice que estoy muy grande aunque el pediatra siempre quiere que pese más. No se debe dar cuenta que, ya desde pequeña, quiero cuidar mi línea.
La verdad es que cuando estaba en la tripita de mamá ya me imaginaba que esto iba a estar bien...pero la realidad ha superado lo que yo pensaba. Han sido cuatro meses geniales.
Mamá es guay. Está todo el día conmigo. Me lleva a su 'oficina' todos los días y así puedo ver a la abuela y a mis tíos.
Mamá me cuida mucho. Siempre está pendiente de mí. Me cambia, me da de comer y no se enfada cuando lloro -es que a veces soy un poco pesadita cuando tengo hambre-. Me gusta mucho cuando me canta. Tiene una voz muy dulce y se sabe canciones superchulas. Me dice que las aprendió en el colegio. ¡A ver si a mi me lleva al mismo 'cole'! El mejor momento del día es cuando me baña. Me gusta mucho patalear en el agua. Cuando era más pequeña lloraba cuando me sacaban del baño. Ahora me porto mejor. Mamá siempre consigue la temperatura perfecta del agua y me da un masajito con crema. Es genial. He tenido una suerte muy grande porque me ha tocado la mejor mamá del mundo.
Papá es...bueno, es papá. Él me hace mucha gracia por eso sonrío cada vez que le veo. Como a mamá la veo todo el rato, disfruto mucho cuando tengo oportunidad de ver a papá. Él trata de darme el biberón de la mañana o el de la noche. Disfruto mucho cuando me da el biberón porque me cuenta cosas de su trabajo. Es escritor de noticias. Ahora está en un periódico muy importante. Pero lo que a él le gusta es contarme su batalla particular. Me dice que se sienta delante de sitios donde hacen daño a los niños pequeños como yo. También me cuenta la historia de mis nombres. El que más me gusta es el de Medjugorje. Tiene una voz distinta a mamá y me canta canciones de un tal 'Vicente Calderón' o de que hay que ir 'a por ellos, oé'. Su especilidad son las canciones a la Virgen. Me ha enseñado a santiguarme. Yo hago como que todavía no he aprendido porque me gusta que me coja la mano y me acompañe de la frente a la tripita y de un hombro a otro. ¡Me parto de risa!
¡¡Uy!! Oigo que viene mi papá. Voy a dejar el teclado. Otro día contaré la cantidad de viajes que estoy haciendo -Jerez, Burgos, Sanxenxo...-
PD: Me hace gracia ver que papá ha conseguido mantener este blog. Ya lleva cien post. Ha recibido más de 1.800 visitas y se han visto más de 3.400 páginas. La verdad es que ya me conocen en sitios como Estados Unidos, Puerto Rico, Italia, Turquía, Canadá, Brasil, Argentina...

1 comentario:

  1. Covadonga, dile a tu papá que a ver si nos cuenta la historia de por qué te llamas Medjugorje, anda.

    ResponderEliminar