jueves, 13 de marzo de 2008

El sábado es san José

Me ha resultado difícil encontrar una imagen más o menos adecuada para este post. Las representaciones de san José suelen ser de un señor entrado en años, de larga barba, más chuchurrío que el abuelo de "La gran familia" y con una flor en el cayado. Así lo representaban los cristianos como una forma de respeto a la Virgen y como para entender la virginidad de tan peculiar matrimonio.
Nada más lejos de la realidad. Yo me lo imagino joven, un poco mayor que María, fuerte y guapo a rabiar -el de la imagen ya sé que no es muy allá-. Debía de tenerlas loquitas a todas. Era un caballero de los pies a la cabeza y el pobre debió de pasarlo fatal: "Joder, me caso con esta que parecía una mosquita muerta y que dice que quiere ser virgen, y me viene con 'regalo'. ¡Será pelandrusca!", debió de pensar cuando se enteró del embarazo de María en el que él no tenía nada que ver. Menos mal que le mandaron un ángel para explicarle todo.
Su muerte, ahora que me ha dado por pensar en ese momento, debió de ser la más dulce de la Historia. Dicen por ahí que Jesús le abrazaba tumbado sobre él mientras la Virgen estaba sentada a su lado...¿Se puede morir mejor?
El caso es que este sábado es san José. No sé si por primera vez en la Historia pero el caso es que el 19 de marzo cae en Miércoles Santo que tiene su propia liturgia así que el Papa ha dicho que, este año, san José se celebra el 15 de marzo (curioso, yo creía que era El Corte Inglés quien decidía estas cosas).
Así que abro ya este post para que vayáis dejando las felicitaciones para mí por el Día del Padre. Se aceptan hasta el lunes. Y que no se olvide felicitar a los Josés (María -José-, mi mujer, cuyo cumpleaños es el 19 de marzo, por primera vez disfrutará de cumpleaños y santo separados).

2 comentarios:

  1. San José es un crack. Me encanta como has relatado su movida.

    En los escritos de Catalina Emerich, cuenta detalles de su infancia que te dejan boquiabierto, como que sus hermanos le pegaban unas palizas de espanto, y abandonó su casa (en Belén) siendo muy joven, siendo acogido en Nazareth por un carpibntero y su familia, de quien aprendió el oficio que luego enseñaría al Señor.

    La cosa es que... ¡¡¡FELICIDADES PAPI!!!

    Y Felicidades dobles, por tu santo y por tu cumple, María... José.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Suso...has sido el primero.

    ResponderEliminar