lunes, 3 de marzo de 2008

Los buitres andan al acecho

Ayer asistí a un acontecimiento que, cada dos años, me va cabreando cada vez más. A la salida de la parroquia Santa María de Caná, en Pozuelo, estaban los miembros del Partido Popular para 'recaudar' el voto cautivo. Parece que quieren recordar 'hey, que nos tenéis que votar a nosotros porque sino vuelve a salir el lobo ZP'. Y los católicos, como corderitos que nunca se quejan, vuelven a votar.
Cada uno vota en conciencia. Yo tengo claro que mi jornada de reflexión tiene que estar bañada por la oración. ¿Qué puedo hacer con mi voto? Estoy tranquilo porque los obispos me han ayudado a decidirme. No se debe votar a partidos que no defiendan la vida desde el primer momento de la concepción hasta su fin natural. Por la izquierda, es difícil votar. El PP ya ha dicho que no va a cambiar la ley del aborto porque está bien como éstá. Además, fueron los que pusieron en marcha las investigaciones con embriones. Así que, según mi conciencia, no puedo votarles.
Pero me fastidia que cada dos años aparezcan por las parroquias para 'exigir' el voto. Es verdad que hay mucha gente buena en el PP tratando de hacer un buen trabajo pero...¿qué pasaría si los 8 millones de católicos que van a Misa los domingos, votasen a partidos que defiendan los '4 no negociables' de B16? O por lo menos un millón. Vamos, me imagino a la mitad de la gente que, gracias a Dios, llena Caná cada domingo votando a otro partido. A Rajoy se le iban a poner de corbata...
No me gusta hablar de política pero ayer me entraron ganas de hacer un látigo con cuerdas y echar a los bandidos del Templo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario