lunes, 21 de abril de 2008

Pijama y orinal

Hay fines de semana que invitan a no salir de casa. El cansancio acumulado durante la semana, el mal tiempo en la calle y los atascos que provoca, la tendencia de todo el mundo a salir a los centros comerciales...lo mejor para esos días es apostar por la máxima 'Un fin de semana de pijama y orinal'.
Y éste último ha reunido todos los componentes de esta definición. El viernes, después de una sesión de golf pasado por granizo, terminé en casa durmiendo pronto y tratando de descansar. El sábado pude ir a Misa a la nueva parroquia del Corpus Christi en Las Rozas. Me encantó toparme con sacerdotes con ganas de sacar adelante un ilusionante proyecto y que llenan su Iglesia a base de cuidar muy bien la liturgia, ofrecer muchas horas de Misa y posibilidad de confesarte en casi cualquier momento. Allí me encontré con mis padres y mis sobrinos Álvaro y Cayetana que son unos figuras. Por la tarde, lectura, descanso, escribir un poco, repasar papeles...¡y disfrutar de Covadonga! ¡Cómo se ríe! Es genial. Por la noche disfruté con una película: Ratatouille. Disney en estado puro.
El domingo apenas me dio tiempo a ir a Misa y jugar mi habitual partido de fútbol. Leugo disfruté de una comida genial en casa y por la tarde a trabajar. A esode las nueve pasé un buen rato en casa de Duffri con un puñado de amigos. Era el cumpleaños de Rata y nos apetecía celebrarlo.
PD: Gracias, Dios mío, por los milagros de cada día. ¿Habrá uno el martes? Seguro que sí..aunque yo no sepa verlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario