martes, 20 de mayo de 2008

Calentando motores

El de la foto es mi hermano Iñigo, el mayor. El sábado, si Dios quiere, asistiremos en Roma a su ordenación sacerdotal...-caray, sólo de escribirlo se me ha puesto un nudo en la garganta que para que...-...
Bueno, ya me he repuesto. Pues eso, que navegando por Internet me he encontrado esta foto suya de diácono y he querido compartirla -vaya porte-.
Me contaba mi hermano Rafa que durante la ordenación de diácono, él se puso casi en primera fila. Alguien le ofreció un pañuelo 'por si las moscas' y Rafa no lo aceptó diciendo que él aguantaba...cuando vio entrar a Iñigo vestido de 'paraguas' se vino abajo y no quedó trozo de manga de la chaqueta sin mojar de lágrimas y mocos.
Mañana miércoles y el jueves voy a estar en Londres. En estos dos días cumplen años dos de mis mejores amigos. Si has llegado hasta aquí, reza un Avemaría por sus intenciones, por favor.
El viernes a las 7.10 de la mañana estaré volando, con María y Covadonga, rumbo a Roma. Espero hacer muchas fotos y poder contar hasta el último detalle en el blog.
Me parece que por tener un hermano sacerdote te caen más días de Purgatorio por la suerte que supone...habrá que cumplirlos.
Covadonga nació el día después de la ordenación de diácono de mi hermano. Por eso no pudimos acudir. Esta vez ella estará allí. Si tenemos suerte iremos a la iglesia de santa Cecilia para que Covadonga visite a una de sus patronas. Y, por supuesto, haré lo imposible para visitar la tumba de JP2. De verdad, no sé si podré mantenerme a flote. Allí estarán todas esas intenciones, amigos, familias, situaciones, panoramas, proyectos, ilusiones y peticiones que llevo en el corazón y la cabeza y que muchas se han reflejado en el blog.
Si quieres dejar una intención que llevarme a Roma, la puedes escribir en los comentarios incluso de forma encriptada...allí Arriba se enteran.

2 comentarios:

  1. Impresionante. Allí estaremos todos. Rezando fuerte. Un hijo, hermano o amigo sacerdote es un privilegio. Que contentos deben de ponerse ahí arriba cada vez que se ordena uno. Carillones, campanas y sonajeros por Iñigo. Olé

    ResponderEliminar