viernes, 30 de mayo de 2008

Una alegría para la 150

Este fin de semana contaré lo genial que lo pasamos el domingo después de la ordenación -por cierto, en la página 20 de ALBA de esta semana hay un artículo sobre mi hermano-. Pero quiero cerrar -con el post 150- esta semana tan emotiva con otra enorme alegría: mi cuñada ha aprobado la oposición que estaba estudiando. Es una alegría enorme. Han sido cuatro años y medio de estudio, disciplina, esfuerzo, sacrificio, sufrimiento, sinsabores, obediencia, renuncia...¡Enhorabuena, guapa! Y enhorabuena a su marido y su hija -mi ahijada-. Porque estas oposiciones no se sacan adelante si no existe el mismo nivel de disciplina, esfuerzo, sacrificio, sufrimiento, sinsabores, obediencia, renuncia...en la familia. Enhorabuena a los tres.
Para más inri, ha tenido que adelantar el examen porque está a punto de ser mamá por segunda vez. ¡Vaya semana! Gratias tibi Deus, gratias tibi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario