lunes, 16 de junio de 2008

Un descanso

Han sido cuatro días geniales. De descanso y calma. De conversación y reposo. De sueño y reflexión. Hacía falta. No puedo quejarme de nada porque a Dios nadie le gana en generosidad. Hay cosas en el horizonte que crean dudas y la responsabilidad no siempre es tan llevadera.
¿Qué hacemos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Qué nos pides?
¿Podré atreverme?
Siempre he entendido que el Señor nunca nos va a dejar tirado. Aunque intentemos las cosas más descabelladas, si es en su Nombre, no nos dejará tirados. ¡No nos va a dejar tirados! Eso es confianza y eso es fe. Y si no, ¿a qué estamos jugando?
Veo generosidad alrededor y sólo mastica pereza. Veo entrega y sólo prueba dejadez. Veo regalos y sólo atisba ingratitud.
Hay señales, hay señales...no hay respuesta.
PD: la foto es del hotel donde hemos estado este fin de semana. Ha sido en Altea (Alicante) y nos ha salido perfecto. Aunque el fin de semana empezó algo torcido porque la casa rural que habíamos alquilado no era lo que esperábamos. Salimos a la aventura y terminamos en este maravilloso hotel. Allí ví ganar a España. ¿Y si este año fuese el nuestro? De momento, ya estoy preparando el encuentro de cuartos. Será el domingo a las 20.45. ¡A por ellos, oé!

2 comentarios:

  1. Hola Borja:
    muy buen fin de semana! q hotelito pegaron che!
    Les mando un abrazo grande,
    Guille Perkins

    ResponderEliminar
  2. Saludos, crack!!
    Estuvo bárbaro. Espero noticias y fotos de la boda de Belu. Aquí estamos sufriendo con la Selección española a ver si este años logramos campeonar...

    ResponderEliminar