viernes, 30 de mayo de 2008

Una alegría para la 150

Este fin de semana contaré lo genial que lo pasamos el domingo después de la ordenación -por cierto, en la página 20 de ALBA de esta semana hay un artículo sobre mi hermano-. Pero quiero cerrar -con el post 150- esta semana tan emotiva con otra enorme alegría: mi cuñada ha aprobado la oposición que estaba estudiando. Es una alegría enorme. Han sido cuatro años y medio de estudio, disciplina, esfuerzo, sacrificio, sufrimiento, sinsabores, obediencia, renuncia...¡Enhorabuena, guapa! Y enhorabuena a su marido y su hija -mi ahijada-. Porque estas oposiciones no se sacan adelante si no existe el mismo nivel de disciplina, esfuerzo, sacrificio, sufrimiento, sinsabores, obediencia, renuncia...en la familia. Enhorabuena a los tres.
Para más inri, ha tenido que adelantar el examen porque está a punto de ser mamá por segunda vez. ¡Vaya semana! Gratias tibi Deus, gratias tibi.

jueves, 29 de mayo de 2008

No he podido parar de llorar

Conocía la existencia de este vídeo pero no lo había visto. Se trata de Eliot, el primer chaval de una joven pareja al que no le dan muchas esperanzas de vida. Ellos deciden seguir adelante y tienen a su hijo. El niño muere a los 99 días y los padres celebran su marcha "con Jesús" soltando 99 globos. El padre es quien narra el vídeo como si fuese un diario. Es la cosa más bonita y emocionante que he visto en mi vida. 99 días y seguro que ha cambiado la vida de sus padres, vecinos, familiares...y hasta gente como yo que lo ve por Internet.
Gracias por este testimonio.

El milagro diario de Lourdes

Hago un breve inciso en las crónicas de Roma. Ayer, a eso de las 23.56, mientras María se mordía las uñas con las tramas de "El internado" yo estaba bloggeando un poco. El caso es que, después de tanto fuego 'romano' quise buscar un momento de recogimiento en la gruta de Lourdes. Entré en el link que tengo en el blog y que te lleva directamente a una webcam frente a la Virgen. Pensaba que todo iba a estar oscuro y que nadie iba a estar acompañando a Nuestra Madre.
Lo que ví me dejó impresionado. No cabía un alfiler. Se vislumbraban las sombras de cientos de fieles arremolinados en la gruta. Sólo dos luces. Una iluminando a la Virgen y otra iluminando al Santísimo Sacramento expuesto en una custodia. ¡¡¡Qué maravilla!!!
Hay están las dos columnas a las que hacía referencia san Juan Bosco: la Eucaristía y Nuestra Madre. ¿De verdad hay algo que pueda salir mal estando sujeto a esas columnas?

miércoles, 28 de mayo de 2008

¿Y no os interesa mi crónica?

Si alguien se ha estado apropiando de todo el protagonismo durante el fin de semana en Roma ése ha sido papá. ¿De verdad que alguien que siga este blog desde hace 160 entradas no se ha dado cuenta de que la verdadera protagonista de este viaje he sido yo?
¡Ha sido IMPRESIONANTE!
Lo mejor que me ha pasado en mi corta vida. No os voy a dar muchos detalles porque yo estuve algo descolocada durante todo el viaje. Arrastré sueño durante todo el fin de semana y comí cuando buenamente pude.
He conocido a mi tío Iñigo. Ahora es sacerdote. Y debe ser algo muy importante porque papá no ha hecho más que repetírmelo todo el fin de semana. He hecho mucho turismo. He visitado sitios muy bonitos y mi mamá me ha explicado muchas cosas importantes de sitios importantes.
Primero fui a un sitio donde duerme JP2 -a mi me suena más a clave del móvil-. Papá me ha dicho que fue un gran amigo suyo y que gracias a él yo seré una niña libre. También he tirado un beso a san Josemaría. Tiene el mismo nombre que mi tío y ya sé que yo querré mucho al Papa gracias a él. Y un señor muy simpático me hizo una cruz en la frente -como la que me hace la abuela Totol cuando me ve-, todos le llamaban Padre...pero eso ya lo contará papá.
He conocido a muchos primos de papá y me ha encantado. He tratado de portarme muy bien porque sabía que era un viaje importante -así me lo comentó mamá-. Me han llevado de paseo, he estado cansada, a veces he llorado...pero vengo feliz de este viaje.
El viernes, por ejemplo, mientras papá y mamá se decían cosas muy bonitas en un restaurante al lado de una fuente de Roma, yo les miraba de reojillo y me reía. ¡Para qué les iba a molestar! Me encanta cuando, después de tanto tiempo juntos, siguen diciéndose cosas bonitas.
A la vuelta de Roma he cumplido seis meses. Mamá y papá se perdieron la otra ordenación porque yo tenía muchas ganas de salir de la tripita...¡yo se lo fastidié! Por eso ahora me he portado tan bien.
PD: Me encantan todos mis tíos. Rafa me hace mucho de reir. Les quiero a todos.
PD2: Ha venido mi prima Victoria Eugenia. A ver si papá sube una foto muy chula que estamos las dos juntas.
PD3: ¿Habéis visto lo guapa que está mamá?
PD4: Os dejo unas fotos en las que papá se cree que estoy supernatural...pero realmente estaba posando.


martes, 27 de mayo de 2008

El día de la Ordenación

El sábado amaneció con un sol radiante cuando las previsiones eran de lluvia o, por lo menos, cielo encapotado. Aunque nos despertamos a las 8 de la mañana, después de la paliza que nos habíamos pegado el día anterior, el sueño había sido reparador.
Estábamos a la espera de que llegasen mis hermanos que habían salido temprano de Madrid. Por la mañana, nos fuimos María, Covadonga y yo a Villa Tevere, la sede central del Opus Dei. Es un buen lugar para sentarse delante de donde está enterrado san Josemaría Escrivá de Balaguer y dar gracias por tantas cosas tan buenas que la Obra me ha regalado a los largo de mi vida.
A eso de las 14.30 estábamos todos los hermanos y cuñados subidos en un pulmino -una furgoneta grande- que nos llevó hasta san Eugenio, la Basílica donde iba a ser la ceremonia.
No había invitaciones para todos así que alguno tuvo que quedarse un poco más atrás dentro de la Iglesia. Pero eso daba igual. La solemnidad, la emoción y la ALEGRÍA que se respiró durante las dos horas y media de ceremonia llegaron igual a cada rincón del templo.
Lo he dicho y lo he repetido. Creo que sería presuntuoso por mi parte intentar describir las emociones de un momento tan importante -caray, que escasa se queda la palabra-.
Sólo sé que me hice una pequeña herida mordiéndome el labio para tratar de aguantar el tipo. Pero finalmente no pude evitarlo...lloré. Creo que las mejillas disfrutan cuando sirven de pista de aterrizaje de unas lágrimas cargadas de tanta alegría. Son lágrimas que caen al corazón para regar las semillas de un agradecimiento que brota sentido y meditado hacia Dios por tantos dones y bendiciones.
Mientras van imponiendo las manos al resto de ordenandos le das gracias a Dios y te ríes con Él contándole anécdotas de lo que, especialmente los tres hermanos mayores, hemos vivido: los aguinaldos para regalarme a mi madre un cesta de Navidad; los partidos de fútbol contra mis primos; las bicicletas en la 'urba'; las carreras de chapas; las guerras de piñas; el boxeo; el salto de altura corriendo por el pasillo y cayendo sobre un colchón en el cuarto; los cien metros 'cojines'; los partidos de Copa de Europa detrás de la portería; las tardes en Argüelles; las tardes en Monteprícipe -queridos primos-; las colecciones de cromos...
Y ahora estaba allí, vestido de sacerdote, con una cara de paz y serenidad que casi te hace vislumbrar a su Ángel de la Guarda saludando a su nuevo Arcángel ministerial.
En un rápido vistazo pude ver a mis padres muy cerca de Íñigo. Entonces sí que me emocioné. ¿Qué debe pasar por la cabeza de un matrimonio cuando recibe una bendición así? Estaban pletóricos.
Con una alegría indescriptible posada sobre un colchón de serenidad y paz que no se compra en las rebajas sino que se teje minuto a minuto durante cuarenta años...y más.

Especial fue el momento de la Comunión. Aquella Basílica era una Fiesta de Gracias que Dios repartía a quien quiesiese recibirlas. Recibes al Señor con la mejor disposición posible y en una fracción de segundo notas como si Alguien te diese una pequeña colleja: "¡Qué Me ha bajado tu hermano!", te dice Jesús. Y entonces ya no puedes parar de llorar. Y después de darle gracias vuelves a desplegar la lista de peticiones en ese momento en el que Le notas tan de cerca.
Y a mi lado, sentadas como dos princesas sonrientes, mis dos bendiciones: guapas, radiantes, preciosas, alegres, pendientes de que yo estuviese bien, con su parecido físico acrecentado en dos luceros por ojos...dos farolitos.
La salida de los nuevos sacerdotes fue conmovedora envuelta en una atronadora ovación que ayudó a soltar todo el lastre lacrimal que uno pudiese todavía tener.
En el exterior de la Basílica se formó un totum revolutum en el que pudimos saludar a muchísimos amigos y, por supuesto, abrazar a Íñigo y besar sus manos recién ungidas.
Aquí pongo algunas fotos.
Luego nos fuimos a un convite en el que estábamos todas las familias y amigos de los nuevos sacerdotes. Estuvo muy bien organizado y pude saludar a viejos amigos que están en Roma desde hace tiempo.
Ya relajados y tras haber soltado mucha adrenalina, pudimos disfrutar de la alegre charla y comentamos las anécdotas de la ceremonia.
Después de despedirnos de Iñigo, nos fuimos a cenar toda la familia a Pastarito, un restaurante donde arrasamos con las existencias de pizza, pasta y limoncello. Fue impresionante.
El día terminó con sólo los chicos en un bar a veinte metros del hotel y las copas a 3.50. Sin comentarios. Fue mítico. Allí cada uno explicó sus sensaciones y sus alegrías. Edificante.
PD: A veces me pregunto si es bueno abrir tanto el corazón. Y siempre me digo lo mismo: "es el blog de tu hija. Si a alguien le parece mal...que no entre".

Avance de la Ordenación

Ya haré una crónica más detallada de la ordenación. De momento dejo aquí los nombres de los nuevos sacerdotes que ordenó el Prelado del Opus Dei, don Javier Echevarría, el pasado sábado en la basílica de san Eugenio (Roma). Avelino Picón (España), Marc Chatanay (Francia), Juan Manuel de Ojeda (España), Iñaki Landa (España), Gabriel de Castro (España), Pedro Regojo (Portugal), Dominique Khoury-Hélou (Libano), José Antonio Brage (España), Manuel García de Madariaga (España), Marcos Antini (Brasil), Sergio Gascón (España), Fernando José Gallego (España), Óscar Beorlegui (España), Antonio Cózar (España), Iñigo Martínez-Echevarría (España), Carlo de Marchi (Italia), Javier Zabaleta (España), Alexandre Antosz (Brasil), Bernal Antonio Campos (Costa Rica), José Fernández Labastida (México), Javier Salegui (Venezuela), Juan Herráiz (España), Rafael López-Ortega (México), Julio Serrano (España), Ignacio Palma (Argentina), Daniel Silva (Venezuela), Alfonso Berlanga (España), Matías Rodríguez Quirós (España), Jorge Boronat (España), Carlos Enrique Guillén (Perú), Marc Bosch (España), Guillermo Antonio Aragón (Guatemala), Michał Stefan Kwitliński (Polonia), Leonardo Agustina (España), Anthony Sy Reyes (Filipinas), Charles Wanyoike Mundia (Kenia).
En esta foto se puede ver a mi hermano -de refilón- en la esquina inferior izquierda.
Me gusta especialmente la historia de uno de los nuevos sacerdotes que se cuenta en la página del Opus Dei. Dejo su testimonio que le gustará a mi cuñado Carlos:
"Otro de los ordenandos es José Antonio Brage. A los 18 años ingresó en la Escuela Naval de Pontevedra (España) y en poco tiempo había recalado ya en puertos de más de veinte países. “Me di cuenta entonces –explica- de que la mayor pobreza que hay en el mundo es la falta de Dios. Llevar a Cristo es el mayor bien que se puede hacer a los demás, y ésa es la misión del sacerdote”.
José Antonio Brage ha participado en numerosas operaciones internacionales de la Armada.Durante sus años en la armada, según dice, la navegación no fue nunca un problema para llevar adelante una vida cristiana, sino una gran oportunidad.“Con frecuencia, amigos y conocidos me han preguntado si no encontraba difícil mantener una vida de cercanía a Dios, con prácticas de piedad como la oración mental, la Santa Misa, o el rezo del Rosario, en medio de una vida tan ajetreada. La verdad es que al contrario. Siempre digo que las mejores oraciones de mi vida las he hecho paseando por la cubierta en alta mar…” “La mar dice muchas cosas de Dios. Me viene a la cabeza un recuerdo de mis primeros años en la Armada: junto a la puerta de entrada de la capilla de la Escuela Naval Militar, hay una lápida con esta inscripción: “El que no sepa rezar, que vaya por esos mares, y verá que pronto lo aprende”. Es una gran verdad: sólo hace falta abrir los ojos del alma”.

lunes, 26 de mayo de 2008

Un paseo por Roma

Quien diga que 'patearse' una ciudad de buenas a primeras es entretenido debería hacérselo mirar. Siempre termina cansando y dejando secuelas. Eso fue lo que nos pasó el viernes. Es verdad que el día había empezado muy pronto. El despertador sonó a las 04.30 de la madrugada. Yo había estado la noche anterior en Londres invitado por el bufete Lovells y tampoco había dormido mucho.
Terminar de hacer la maleta y no olvidarse nada fueron las consignas para esas horas de la ¿noche? ¿mañana?. La pobre Covadonga andaba algo despistada. No entendía muy bien por qué la despertábamos tan temprano.
Llegamos pronto al aeropuerto pero sin muchos alardes. Lo justito para, después de facturar, tomar un cafetito y embarcar. Gracias al personal de Iberia. Esta vez nos hemos sentido tratados por especial cariño.
El vuelo transcurrió sin ninguna incidencia y llegamos al hotel a eso de las 11.30 de la mañana. Es verdad que madrugar tiene sus inconvenientes, pero tiene la ventaja de que aprovechas el día al máximo -como no podía de otra manera-.
A eso de las 12.30, y tras un mítico viaje en el metro, ya estábamos haciendo cola para entrar en la tumba de JP2. Es increíble porque la gente prefería hacer una interminable cola para subir a la cúpula de la basílica antes que ver las tumbas de los Papas.
Pudimos pararnos ante la tumba de JP2. Verme allí acompañado de mi mujer y de mi hija me supuso un momento de mucha emoción. Recordé en un instante todos los momentos que había compartido con JP2 -y a veces con otro millón de personas- y me emocioné. Recordé a mis compañeros de Expansión con los que viví el fallecimiento de JP2. Recé por ellos y sus familias. Y abrí mi lista mental de intenciones. Mi familia -de sangre y política-, mis ahijados, mis amigos y sus necesidades y preocupaciones, mis enfermos, la Iglesia, el Papa, los sacerdotes, el seminarista, los asuntos laborales, los amigos que no conocen a Dios y sus familias...bueno, no voy a desplegar todo lo que allí salió pero creo que no me dejé nada. JP2 marcó mi vida de muchas maneras y quería agradecérselo personalmente. Como anécdota cuento que mientras estábamos allí rezando en un silencio respetuoso, Covadonga, mirando al infinito como si no fuese con ella, dejó escapar dos sonoras ventosidades que alguno pensó que había sido su padre el que había aprovechado la coyuntura...
La comida transcurrió con pausa y alegría. Mis padres, mi hermano Iñigo y nosotros. No había visto a Íñigo vestido de sacerdote 'en directo' y he de reconocer que no me impresionó mucho. Me encantó abrazarle. Las anécdotas, los comentarios y las confidencias me las guardo para consumo interno.
María , Covadonga y yo optamos por desmarcarnos del plan original y seguimos nuestro camino. Ahí empezó el 'pateo'. Ya desglosaré algunas 'imágenes' de ese paseo pero visitamos una de las zonas de Roma que más me gustan que es las callejuelas adyacentes a Piazza Navona. Un espectáculo. Están repletas de anticuarios y son un canto a la nostalgia y el buen gusto. Estábamos frescos y disfrutamos.
La primera parada fue el atrio de la iglesia de Santa María de la Pace. Tras alguna renovación, allí han puesto una cafetería en el primer piso. Allí van estudiantes de Arquitectura y Bellas Artes a dibujar y tratar de reflejar la belleza de aquellas columnas. Me acordé allí de Naner, de Guso y de Juanpi. Disfrutarían.
La siguiente parada fue un gelato en una coqueta heladería que descubrimos en esas callejuelas. Pongo dos fotos: una es del callejón donde estaba situada y otra es de la cara de Covadonga ante el helado. Va a salir a su padre.

Pero como no perdíamos el norte de nuestro viaje, llegaba la hora de dar gracias. El lugar fue la iglesia de san Agustín. Allí se encuentra la Madonna del Parto. A ella se le pide para que vayan bien los embarazos, que lleguen esos embarazos...el caso es que frente a Nuestra Madre rezamos el Rosario para darle gracias por Covadonga -ante esta imagen pedí hace tiempo por nosotros- y pedirle por todos los bebés de nuestros hermanos y amigos que ya son una realidad o que vienen en camino -y algunos para que vengan en camino-. Además, como es tradición, dejamos una foto de Covadonga en el álbum a los pies de la Virgen.
Pero la tarde no había hecho más que empezar.
El Panteón, la iglesia de Il Gesú, san Ignacio, la Piazza di Spagna -donde hicimos una buena 'placa' de María en la scalinata-, la Fontana di Trevi...no dejamos monumento sin visitar. el recorrido fue largo y con un momento especial cuando descubrimos una pequeña iglesia en la que pudimos asistir a Misa.
Entonces fue cuando Covadonga pidió comer y decidimos acompañarla con unos combinados en una maravillosa terraza junto a la Fonta di Trevi. Fue sólo el aperitivo de una romántica cena en las callejuelas junto a la Vía del Corso. El día había sido largo, intenso y con emociones muy fuertes. Era el momento de irse para el hotel a descansar. A las doce de la noche me metí en la cama y, antes de que la cabeza tocase la almohada, ya me había dormido. Estaba agostado. Y el día siguiente iba a ser mucho más emocionante.

Un aperitivo

Vuelvo de Roma con los tobillos hinchados de tanto andar, la cabeza como un bombo por dormir muy poco, las rodillas dislocadas por lo adoquines de las vías, los brazos agujeteados de llevar a Covadonga -que ya pesa un rato-, el interior del labio ensangrentado de aguantar las lágrimas, el cuello dolorido de buscar imágenes de la Virgen en las piazzas, el estómago a reventar de pasta y gelattti, la garganta irritada de rezar por mis amigos y mi gente...y el corazón hinchado de alegría, orgullo, agradecimiento, amor...locura de amor.
Dejo esta foto. Durante esta semana dedicaré el blog al viaje a Roma. Intentaré aprovechar la hora de la comida y las noches para dejar sensaciones y recuerdos. Sólo una cosa...Dios existe. No lo creo, lo sé.
PD: A esta hora, Iñigo está celebrando Misa en Villa Tevere -la sede central del Opus Dei- para mi familia. Nosotros nos hemos tenido que volver. Tengo allí el corazón.
PD2: Hoy es el aniversario de boda de un amigo al que le han diagnosticado un cáncer. Por si quieres rezar un Avemaría por él.

jueves, 22 de mayo de 2008

El domingo, procesión del Corpus

Acabo de llegar de Londres y empiezo a ponerme algo nervioso de cara al viaje a Roma. El caso es que me han mandado este vídeo. El domingo es la procesión del Corpus Christi. Teniendo en cuenta que no hay Liga ni Eurocopa ni ná...creo que ya no hay excusas para no acompañar al Señor por las calles de Madrid. Es a las 8 de la tarde y es un plan estupendo. Ahora hay que demostrar que se está con Él.

martes, 20 de mayo de 2008

Calentando motores

El de la foto es mi hermano Iñigo, el mayor. El sábado, si Dios quiere, asistiremos en Roma a su ordenación sacerdotal...-caray, sólo de escribirlo se me ha puesto un nudo en la garganta que para que...-...
Bueno, ya me he repuesto. Pues eso, que navegando por Internet me he encontrado esta foto suya de diácono y he querido compartirla -vaya porte-.
Me contaba mi hermano Rafa que durante la ordenación de diácono, él se puso casi en primera fila. Alguien le ofreció un pañuelo 'por si las moscas' y Rafa no lo aceptó diciendo que él aguantaba...cuando vio entrar a Iñigo vestido de 'paraguas' se vino abajo y no quedó trozo de manga de la chaqueta sin mojar de lágrimas y mocos.
Mañana miércoles y el jueves voy a estar en Londres. En estos dos días cumplen años dos de mis mejores amigos. Si has llegado hasta aquí, reza un Avemaría por sus intenciones, por favor.
El viernes a las 7.10 de la mañana estaré volando, con María y Covadonga, rumbo a Roma. Espero hacer muchas fotos y poder contar hasta el último detalle en el blog.
Me parece que por tener un hermano sacerdote te caen más días de Purgatorio por la suerte que supone...habrá que cumplirlos.
Covadonga nació el día después de la ordenación de diácono de mi hermano. Por eso no pudimos acudir. Esta vez ella estará allí. Si tenemos suerte iremos a la iglesia de santa Cecilia para que Covadonga visite a una de sus patronas. Y, por supuesto, haré lo imposible para visitar la tumba de JP2. De verdad, no sé si podré mantenerme a flote. Allí estarán todas esas intenciones, amigos, familias, situaciones, panoramas, proyectos, ilusiones y peticiones que llevo en el corazón y la cabeza y que muchas se han reflejado en el blog.
Si quieres dejar una intención que llevarme a Roma, la puedes escribir en los comentarios incluso de forma encriptada...allí Arriba se enteran.

Hoy es el 'cumple' de Duffrein

'Cadena perpetua'. Ni más ni menos. Vaya peliculón. Fue una película que me marcó por muchos motivos. Recuerdo que fui dos veces a verla al cine. Me impactó. Tanto me gustó que el nombre del personaje se quedó como mote de un amigo. Hoy es el cumpleaños de ese amigo: Duffrein. Le caen 33, como a todos los de la promoción.
Hoy es un buen día para gritarle como hacía el guardia de la película: "¡Duuuuuuffrein!".
Seguro que lo celebra degustando en familia una botella de Sierra Cantabria Gran Reserva. El día lo merece. Abrirá la botella. Dejará respirar al vino. Lo verterá en una copa de las grandes dejando que rompa contra el cristal. Lo mirará a la cara. Fijará los ojos en el color del fruto de la vid y meterá su apéndice nasal en la copa. Querrá describir el vino. Se lo inventará porque no sabe nada de caldos...pero él disfruta. Después recordará a sus amigos. Dejará pasar por la imaginación las 'maratonianas', la tortilla de patata de su madre, el viaje a América con Naner, los conciertos de Pearl Jam, las tardes sin gasolina, las cabalgadas sobre Sombra Gris, los concursos para financiarnos el Mundial, la Escuela de Cine, Recolitis, las barbacoas en casa de Iñaki, los helados en Torrelodones, don Juanjo y Torreciudad, Moe y Torreciudad, el ajedrez, los delfines en la piscina, De la Vega, Cangas, Argüelles, Pamplona, la R grabada en el corazón...dará un buchito...Fátima, las clases de Griego, ALBA, los libros, los guiones empezados y no acabados, los guiones acabados, las obras maestras no rodadas, el 'Mec no hará películas', la máquina del tiempo, un hombre de blanco fumando, la Casa Blanca, Walt Disney, las mudanzas, las fotocopiadoras, Mejuto...otro sorbo, lo dejará en boca unos segundos...Matrix, los globos, todos flotan, el ajedrez en el 'Poli', la Plaza Mayor, Navacerrada, Kluivert, por nuestro hermano Duffrein, la Basílica, el Cortijo, Mauricio, Maru, los niños, los amigos, los cines con Pablito, las tertulias con Rata...hasta el final.
Hoy te felicito. ¡Felicidades Duuuuuffrein!
PD: Hoy hace diez años de la Séptima. Ayer vi un reportaje de Telemadrid y, sinceramente, no me emocionó. Cada vez soy menos del Madrid y más de la Selección.
PD2: Hoy hace 16 años de la Primera del Barça.

lunes, 19 de mayo de 2008

Lo dijo la Virgen y lo dice el Papa

Lo anuncio, más que nada, para que nadie diga que me lo invento yo. Esta es la noticia que publica ACI sobre la visita del Papa a Génova este fin de semana:

"Durante el rezo del Ángelus en “el corazón” de su visita pastoral a Génova, en el norte de Italia, el Papa Benedicto XVI animó a los católicos a no dejar nunca de confiar en María.
El Pontífice se refirió a las dificultades iniciales que encontró siglos atrás el vidente a quien nuestra Señora de la Guardia –patrona de la ciudad- pidió construir un santuario en lo alto del monte Figogna.
El Papa recordó que en aquella ocasión, en su primera aparición, la Virgen le dijo: “¡Confía en mí! Los medios no te faltarán. Con mi ayuda todo te será fácil. Sólo mantén firme tu voluntad. ¡Confía en mí!”
“Esto nos repite hoy María. Una antigua oración, tan querida en la tradición popular, nos hace dirigirnos a Ella con estas confiadas palabras, que hoy hacemos nuestras: ‘Acordaos, o Virgen María, que jamás se ha oído decir que alguno que haya acudido a tu protección, implorando tu ayuda y tu protección, haya sido jamás abandonado”.
“Es con esta certeza que invocamos la materna asistencia de la Virgen de la Guardia”, dijo el Santo Padre; “a Ella le pedimos que vele, de manera particular, sobre los enfermos y los sufrientes, y que haga fructíferas las iniciativas misioneras, para llevar a todos el anuncio del Evangelio”".

domingo, 18 de mayo de 2008

Hablar con un milagro

Hoy he disfrutado con mi familia. Nos hemos reunido todos para rezar el Rosario por mi hermano Íñigo. Dentro de una semana, si Dios quiere, ya será sacerdote y hoy hemos rezado por él.
He disfrutado con mis sobrinos que son una bendición. Por primera vez he podido coger en brazos un milagro. Se llama Fabiola y es mi sobrina -y ahijada consorte-. Desde que la vi en un vídeo metida en una incubadora, no había podido disfrutar de ella. La he cogido. Le he dado un beso y le he empezado a hablar. Ella no decía nada. En un momento le he dicho: "Tu eres un milagrito". Y le he preguntado: "¿qué te dijo Dios?". Me ha mirado a los ojos. Ha mirado hacia un lado...y ha sonreído. Algunos dirán que es una casualidad pero me imagino a mi sobrina hablando un segundo con Dios. Ella hará cosas grandes.

miércoles, 14 de mayo de 2008

Un arma arrojadiza

El mes de mayo es el mes dedicado a la Virgen. Aunque octubre es la época que la Iglesia dedicada al Rosario -el 7 de octubre es el día de la Virgen del Rosario porque ese día el Papa pidió que se 'usase el arma' mariana para ganar la batalla de Lepanto- en estos días de mayo hay que gastar los rosarios a base de repetir a la Virgen que la queremos.
JP2 -que de esto sabía un rato- tuvo la brillante idea de ampliar los misterios del Rosario y crear los Luminosos. De esta forma hay cuatro partes del Rosario por rezar.
La Virgen y los Papas ya han avisado de la fuerza y la importancia del Rosario. Por eso, en estos días en los que llegan tantas cosas por rezar -enfermos, fallecidos, amigos, familia, cosas personales...- a uno parece que sólo el Rosario del día se queda un poco entre los dientes. Parece que cada misterio hay que ofrecerlo por cincuenta cosas y, que quieres que te diga, a uno se le queda la sensación de que a cada intención le cae sólo un 'poquito' de Avemaría.
Por ello me he dado cuenta que hay un montón de 'tiempos muertos' en el día que se pueden aprovechar para ir rezando. De momento, teniendo en cuenta que me han robado la radio del coche, los trayectos en vehículo de tracción motor dan bastante juego. Además, no soy un 'pirao' de la música y lo único que me entretiene es Radio Marca...así que...
Por otro lado, las caminatas por Madrid de un lado a otro se pueden pasar pensando en las musarañas o 'desgastando el cuentarrevoluciones'. Y no hablemos del Metro o del autobús. En lugar de repasar con la mirada las caras de agotamiento de los compañeros de vagón se puede, incluso, rezar por ellos.
Al final de la jornada, sin haberte dado ni cuenta, 20 Padrenuestros y 200 Avemarías. Yo descubrí el valor de un Avemaría cuando me contaron una cosa que dijo la Virgen en Medjugorje, un pueblo de Bosnia donde se lleva apareciendo la Virgen desde hace 26 años. Nuestra Madre pidió a los seis videntes -en aquel entonces unos críos- que rezasen el Rosario todos los días -¡vaya, la Virgen insistiendo siempre en lo mismo!-. Uno de los chavales, en un día de pereza brutal, empezó a rezar el Rosario. Pero la tentación fue más grande y, después de haber rezado sólo un Avemaría, se fue a jugar al fútbol con unos amigos. Es lo que tiene el deporte rey. El caso es que esa tarde la Virgen se apareció a este chaval. El chico esperaba una 'reprimenda' por sólo haber rezado un Avemaría. Pero Nuestra Madre, que es así de buena, le dijo: "Muchas gracias por haber salvado a un alma". (La anécdota es mucho mejor pero yo la cuento como la recuerdo. Que nadie me mate).
¡Ah! Es decir, que con un Avemaría el chaval había salvado a un alma. Pues con 200, o las cosas están muy mal, o casi se nos acaban las intenciones. Yo propongo algunas: la conversión de ZP, el fin del aborto, las madres que han abortado, el fin de las guerras, que los etarras se conviertan, los sacerdotes, el Papa, los obispos, las religiosas, los cristianos perseguidos, la unión de los cristianos, las vocaciones, los seminaristas -especialmente mi amigo Rata-...
Espero poder inculcarle a Covadonga un amor enorme por la Virgen. Mola decirle 200 veces que la quieres...a la Virgen y a Covadonga.

martes, 13 de mayo de 2008

El 13 de mayo, la Virgen María...

...bajó de los Cielos a Cova de Iría. Hoy es la Virgen de Fátima. Un gran día que sirve casi de ecuador del mes de la Virgen. En aquel pueblucho portugués se apareció Nuestra Madre a tres enanos que no sabían ni leer. Ellos sufrieron las críticas y la falta de fe de los que les rodeaban pero confiaron en la Virgen.
Fátima tiene un vínculo muy especial con JP2. A la edad de 61años (13 de mayo de 1981), el Papa sufrió un atentado en la Plaza de San Pedro en el que las balas traspasaron su cuerpo. El mismo reconoce que la Virgen de Fátima le salvó la vida prodigiosamente.
El Papa esta convencido de que Nuestra Señora intervino ese día para salvar su vida. Posteriormente, proclamaría a María como "mi madre por siempre, y especialmente el 13 de Mayo de 1981 cuando sentí tu presencia providencial a mi lado".
No me voy a centrar ahora en el tercer secreto de Fátima y esas cosas que tanto gustan.
En el primer aniversario del atentado, Juan Pablo II fue a Fátima para llevar a cabo la consagración de Rusia de acuerdo al mensaje de Fátima y para agradecerle a Nuestra Señora por salvar su vida. Además, se incrustó en la corona de la Virgen la bala que le habían sacado a JP2.
Pero no hay que perder de vista las apariciones y los mensajes que la Virgen confió a los chavales. Te recomiendo que, cuando puedas, los imprimas y te los leas con calma. Los puedes encontrar en este link.
La Virgen nos dió las claves para hacer bien las cosas y nos recordó que tenemos un arma infalible: El Rosario. "Rezad el Rosario todos los días, para traer la paz al mundo y el final de la guerra", le dijo a Lucía, Jacinta y Francisco.
A veces nos aturullamos buscando soluciones a los problemas. Y es muy sencillo. Son cincuenta razones, cincuenta piropos...sólo hay que tratar de enamorarse de una mujer que es Nuestra Madre.
La Señora me ha dado el regalo de poder ir a visitarla a Fátima en varias ocasiones. Algunas mezclado con un campeonato de fútbol -un plan excepcional- y otras acompañado de mi mujer -un plan sublime-. Cuando entras en la Capelinha es como si se parase el tiempo. Allí se siente a la Madre. Y ella escucha. Sabes que la tienes a tu lado todos los días y en cada momento...pero allí es especial.
Siempre me ha encantado ser muy 'mariano'. Creo que es muy fácil. Total, es querer a tu Madre. Por eso Covadonga lleva los nombres de Covadonga María Medjugorje...pero eso es otra historia.
¡Qué buen día para empezar a rezar el Rosario!

Ha muerto 'el ángel del güeto'

Ha fallecido Irena Sendler, una enfermera católica polaca que salvó a más de 2.500 chavales judios en la Segunda Guerra Mundial. El vídeo apenas dura un par de minutos. Vale la pena. ¿Para cuándo la película? ¡Ah, no, es verdad que ahora está de moda decir que los católicos estaban con Hitler! Hay que joderse.

lunes, 12 de mayo de 2008

Covadonga farda de papá

El pasado jueves he estado por Barcelona en una gala de entrega de premios de una editorial británica para abogados. Después de mucho tiempo he vuelto a ponerme el esmoquin. la verdad es que me encanta cuando hay que ponerse de etiqueta. Allí me hice algunas fotos para que Covadonga pueda verlas cuando sea mayor y su papá esté más gordo y más calvo que ahora.
Lo pasé bastante bien. He conocido a mucha gente interesante y he profundizado en el trato con otros conocidos. Si algo me ha permitido mi profesión es conocer a mucha gente muy interesante tanto en el plano profesional como en el plano personal.
Bueno, pues eso, que hacía mucho que no me ponía de esmoquin y me ha gustado recordarlo.
PD: hoy ha fallecido el padre de un buen amigo. Además, a este amigo, de mi edad y padre de cuatro hijos, le han diagnosticado un cáncer. Por si no te importa parar un momento y rezar un Avemaría.
PD2: Cuando nos presentamos ante el Señor, seguro que vamos harapientos y sucios. Después del paso por el Purgatorio -algunos más tiempo que otros- debemos de aparecer como de esmoquin ante el Señor. Debe ser genial. Éstos días me ha gustado imaginarme que es Jesús quien me está 'tirando' la foto.

El pan y la serpiente

Insisto en el asunto de los milagros. Durante los últimos días ha vuelto a salir a la palestra la posibilidad de presenciar un milagro. Tengo dos amigos de promoción a los que les han diagnosticado un cáncer.
Es verdad que Dios sabe por qué hace las cosas y que, de lo más horroroso, Él sabe sacar cosas buenas.Y eso lo estamos comprobando. Algunos amigos han retomado la costumbre de rezar, otros lo hacen más que antes, otros se han planteado muchas cosas sobre la vida y la existencia de Dios...El caso es que en las últimas fechas ha salido muchas veces a colación el tema de rezar por un milagro.
Yo soy de la teoría de que ha llegado el momento de plantearse en serio si uno se cree de verdad las cosas que plantea su fe. Si uno se lee el Evangelio, se dará cuenta de que los cuatro relatos están trufados de momentos en los que Jesús nos invita a pedir muchas cosas: "pedid y se os dará", "¿qué hijo le pide a su padre un pan y este le da una piedra o le pide un pez y le da una serpiente?", "si hasta a los pájaros del campo no les falta nada ¿qué más a vosotros?"... Es cierto que en el Padrenuestro, hay una frase clave que es "hágase Tu voluntad en la tierra como en el cielo". Y en eso estamos de acuerdo. Pero nadie dice que no se pueda modificar la Voluntad de Dios. De hecho, con relación al tercer secreto de Fátima -mañana es la Virgen de Fátima-, el cardenal Ratzinger explicó que la Voluntad de Dios podía ser modificada. Al final será lo mejor para todos...pero hay que gastar las fuerzas pidiendo las cosas. ¿O es que no me creo de verdad que Dios es TODOPODEROSO? A lo mejor ahí está la cuestión.
Al menos esta es mi opinión. Sé que hay gente que no la comparte. Abro el debate.

miércoles, 7 de mayo de 2008

El fútbol católico

Me recuerda un amigo, ante el post que colgué sobre la Euro2008, que el domingo 8 de junio vamos a asistir a un gran acontecimiento futbolístico-religioso: la jornada de ese día es Austria-Croacia y Alemania-Polonia. O lo que es lo mismo los dos resquicios de catolicismo que queda en Europa frente a dos de las naciones más 'descreídas' del Continente.
Será digno de ver. En esa jornada, más que nunca, iré con Croacia y con Polonia.
Me gusta cuando países que han sido oprimidos por defender sus raices católicas se pueden agarrar a ilusiones mundanas como el fútbol. Polonia y Croacia son dos selecciones con las que he disfrutado en muchas ocasiones. Recuerdo a Boniek y Lato en aquella máquina de hacer fútbol que fue la Polonia del Mundial del 82. O la magnífica selección que lideraba Suker en el Campeonato de Francia 98.
Será otra jornada de puertas abiertas en la terraza de casa.

martes, 6 de mayo de 2008

Después de la Liga...¡viene lo bueno!

El fútbol, como aficionado, cada vez me desencanta más. Es verdad que antes era un gran 'merengón' y seguía con pasión al Real Madrid. Después de varios desencantos de actitud y formas, me eché a los brazos del que es mi Equipo de siempre: la Selección. Lo bueno de ser un hincha de la Roja es que siempre podemos mejorar y lo malo es que juega cada mucho tiempo.
Pero ya llega uno de esos acontecimientos de que hace que seguir a la Selección valga la pena: la Eurocopa. Esta va a ser el primer torneo de naciones que viva Covadonga por lo que va a ser especial para todos. Por supuesto, no faltará la cerveza (ya alineada para escuchar los himnos) y pienso seguir la Eurocopa hasta el final.
De momento, ya he organizado en mi casa un pequeño e íntimo acto de inauguración. Suiza-República Checa y Portugal-Turquía abrirán el fuego.
Sólo espero que vaya Raúl. La cerveza está preparada, la Roja planchada y la voz calentando. ¡Vamos España!

lunes, 5 de mayo de 2008

Un bautizo de altura

Ayer fue el bautizo de mi sobrina Fabiola. Después de un nacimiento de incertidumbre, donde estuvo más muerta que viva, ayer se fundió en un abrazo bestial con Dios. No pude acudir porque todavía estaba recuperándome de las anginas -¿puedes dejar de quejarte?- pero fue un día muy especial para todos. Los milagros ocurren...cada día. Y a veces somos tan tercos que el Señor nos los pone delante de nuestras narices y no nos damos ni cuenta.
Me alegro por Fabiola. Esperamos cosas grandes de ella.

Una nueva Cruz

Hoy le han estado haciendo pruebas a un buen amigo mío. Tienen unos bultos en el cuello y pueden ser cualquier cosa. El jueves tendremos resultados. Viendo tanta enfermedad a mi alrededor me da miedo no saber descubrir la mano amorosa de Dios incluso, y especialmente, en las cosas más difíciles.
Después de una semana metido en casa con cuarenta de fiebre hasta te entran ganas de quejarte...pero no puedes.
Recuerdo aquellas palabras que, sobre la Cruz, escribieron en la hoja parroquial de La Visitación. Las vuelvo a copiar para que nos sirva para recordar que Dios está en todo y que nos ama con locura.
"La sabiduría eterna de Dios ha previsto desde el principio la cruz que Él te envía desde lo profundo de su Corazón con un don precioso. Antes de enviártela, Él la ha contemplado con sus ojos omniscientes, la ha meditado con su intelecto divino, la ha examinado a la luz de su sabia justicia. Y le ha dado calor estrechándola entre sus brazos amorosos, la ha sopesado con ambas manos para que no fuese un milímetro demasiado grande ni un milímetro demasiado pesada. Luego la ha bendecido en su Nombre santísimo, la ha rociado con el bálsamo de su Gracia y con el perfume de su consolación.
Y luego te ha mirado a tí y a tu coraje...
Por lo tanto, la Cruz te viene del Cielo, como un saludo del Señor, como una limosna de su amor misericordioso"
.

jueves, 1 de mayo de 2008

Un día de playa con papá

Papá ha estado malito durante muchos días y por eso no ha escrito las cosas que suele poner aquí. El sábado estuvimos en la playa y me dijo que si yo quería que le volviese a 'robar' el ordenador y que escribiese una pequeña crónica...¡pero yo no sabía encenderlo!
El caso es que la visita a la playa coincidió con mi quinto cumplemes. Caray, como pasa el tiempo -sí, ya me voy aprendiendo las frases típicas de los mayores cuando no tienen cosas interesantes que decir-. Esta fecha tan señalada me pilló en El Puerto de Santa María visitando a mi madrina y tía Isa.
Varios días aprovechamos para ir a la playa. La primera vez que había estado no me había gustado mucho ya que el viento me metía la arena por la boca y sabe muy mal. Cuando llegamos este día, papá, que es muy fuerte, me subió en brazos, con silla y todo, para poder adentrarnos en la arena. Y allí instalamos el chiringuito.
Lo primero fue embadurnarme de crema para que la piel tan blanca que tengo no se pusiese roja como la de un tomate. Desde la silla, y con mi bañador ultramoderno, pude otear el panorama a la busca y captura de cosas reseñables.
Lo más reseñable fue cuando papá se quitó la camiseta. Tiene una especie de cremallera por encima de la cintura que me dio un poco de miedo. Yo no la tengo y mamá tampoco. Papá me contó que se la hicieron unos médicos para poder salvarle la vida. Faltaban pocos meses para que yo naciese y papá me dijo que fue un susto muy grande. Por un momento me imaginé cómo habría sido si salgo de mamá y no me encuentro a papá con su cara redonda y sus ojos expectantes...bueno, papá sigue conmigo.
Mucha gente le miraba la herida. Yo creo que él se siente cómodo porque así nos se fijan en su barriga. Lo curioso es que la herida está sonrosadita. Se le va a quedar así para siempre.
En un momento dado, papá y mamá me llevaron cerca del agua. Yo ya había visto el mar pero, caray, impresiona cuando lo ves a tus pies. Allí tuve que someterme al clásico book de fotos que a mamá le encanta hacerme y del que he puesto algunos ejemplos en la página.
Papá se acercó al chiringuito a por sus cervecitas de rigor mientras se zampaba el Marca. No sé cómo no le dan un premio a papá porque se lee todos los días el Marca y no falla nunca. Y de las cervezas ni hablo...¡deberían hacerle un monumento!
Bueno, la mañana estuvo estupenda. Lo malo fue cuando papá se metió en el agua y sonó la alarma de avistamiento de ballenas...(je, je, je...es una broma para que papá se ría).
Cuando llegamos a casa, papá se encontraba un poquito mal. Y terminó siendo una enfermedad fuerte que le ha tenido malito toda la semana. Pobre. Se ha perdido un gran fin de semana y el puente de mayo se lo ha pasado en casa. A mí me da pena porque, además, no se puede acercar mucho a mi para que yo no me ponga malita y no me hace juegos. Ahora ha estado sin poder hablar durante muchos días y hacía cosas muy divertidas sin palabras.

Bueno, dejo también un par de fotos en el jardín de la tía Isa. Lo he pasado muy bien en El Puerto. Qué pena que papá no lo haya podido disfrutar. ¡Tendremos que volver!

Dejad que los virus se acerquen a mi

Hay una magnífica película mezcla de dibujos animados y de realidad que se llama Osmosis Jones. En ellas, un glóbulo blanco es representado como un policía que lucha contra los virus dentro del cuerpo. De verdad que la peli es divertidísima.
Pues si Osmosis vive dentro de mi...seguro que va a pedir la baja por exceso de trabajo. Hoy jueves, empiezo a estar algo recuperado de unas anginas que me han tenido desde el sábado metido en la cama y creyendo que el fin del mundo ya estaba aquí.
Picos de fiebre de 40.3 y unas placas en las amigdalas que hicieron soltar un suspiro de asombro al médico me han tenido absolutamente destrozado. Y lo peor de todo es que ha coincidido con un viaje al Puerto de Santa María que ha sido el de peor recuerdo de mi vida.
Rumbo al sur se habían ido el jueves María, Covadonga e Isabel -la madrina-. Yo tuve una cena de la promoción de Antiguos Alumnos que salió francamente bien y por eso esperé al viernes para marcharme. Uno de mis cometidos en el viaje era bajar al Puerto el coche de Isa. Ahorro detalles, el caso es que el vehículo en cuestión es una tartana de hace doce años. Un VW Polo al que no le funcionaba la radio. Lo que parecía que iba a ser un viaje tranquilo se convirtió en un suplicio. Malas indicaciones para llegar, confusiones telefónicas y un monumental atasco en Sevilla propiciaron que el trayecto durase siete horas...
Pero todo se te olvida cuando llegas al Puerto. Covadonga tirada en el jardín jugueteando, María ya puesta al sol e Isa asegurándose de que las Cruzcampo alcanzaban el grado justo de frío.
Después de descansar un poco y disfrutar de un 'mojito' viendo el mar, Isa ejerció de madrina y se quedó con Covadonga por la noche y salí a cenar con María. Fue un disfrute. Sólo una vez habíamos salido sin la enana. Estuvimos en un magnífico restaurante y disfrutamos de una velada genial.
A la mañana siguiente...vaya...había amanecido...desayunamos en el jardín...¡y nos fuimos a la playa! Allí, a media mañana, ya noté que algo no funcionaba. Debía de ser Osmosis que empezaba la batalla contra los malos. Y desde ahí todo fue una cuesta abajo...fiebre, dolor de garganta...empecé a recordar aquellas anginotas que me cogía de pequeño y que me tenían una semana en la cama. El Clamoxil con una pizquita de Coca-Cola, el Marca calentito, los paños húmedos en la frente, los baños de agua fría para bajar la fiebre...
Lo peor fue la vuelta en tren desde el Puerto el lunes. A eso de las 12.41 llegamos a Atocha...yo sé calcularme la fiebre. "Debo de estar en 39.5", pensé. Me quedé corto, tenía 40.3.
Estas enfermedades tienen fecha de caducidad y sabes que, aunque lo estás pasando fatal, en dos o tres días te vas a encontrar sensiblemente mejor. Y eso es lo que me ha pasado. Vienen bien estas pequeñas cruces para aprender a quejarse menos y ofrecerlas por cosas más importantes. Bueno, que el viaje se quedó en un mal recuerdo -para mí porque Covadonga y María han disfrutado de lo lindo- y que ya me encuentro algo mejor.
PD: Tengo tantas cosas que escribir...me lo voy a ir tomando con calma. Por cierto, un amigo muy amigo -mejor no le pongo nombre- me pide rezos. Está en proceso de que le descarten o confirmen una enfermedad grave. Ya sé que es muy fácil pedir que se rece por los demás pero también me he dado cuenta de la cantidad de tiempo que tenemos para rezar y lo tiramos en la tele, escuchando la radio o haciendo cualquier otra cosa que, sin ser mala, no es tan buena como rezar.