jueves, 8 de enero de 2009

Esta Navidad

Perdón. Eso por delante. Llevo más de dos semanas sin escribir y creo que es una falta de respeto a los que, día a día, consultáis el blog a la busca y captura de una historia sobre Covadonga, una reivindicación sobre la vida o una historieta que os arranque una sosnrisa. Bueno, pues eso, perdón.
Ha terminado la Navidad -bueno, realmente termina el domingo que viene- y ha tenido de todo. Sin duda he disfrutado un montón. En primer lugar porque Covadonga, con su añito cumplido, me ha hecho difrutar como un campeón. Su forma de señalar las luces, poner boca de asombro y gritar "¡¡oooohhh!!" me ha hecho babear en cada segundo. Además, la dulce espera de los mellizos también ha ayudado a disfrutar.
Antiguamente, cuando era 'joven', la tarde de Nochebuena adopté una tradición alegre y disfrutona aunque de dudosa recomendación, que era quedar con mi amigo Meja a charlar de lo divino y de lo humano delante de unos combinados de importación. Era la forma de empezar a celebrar un acontecimiento de tal magnitud. Con el paso de los años y la aparición de nuevas responsabilidades, este año no ha podido ser. Del 24 me quedo con la homilía de don Jesús, el párroco de santa María de Caná, y, especialmente, con una frase: "Dios nació en una cuadra". Coño, es verdad. Me hizo reflexionar. Una cuadra. ¿Os imagináis qué asco? Lleno de cacas de vaca -bueno, de buey-, de burro, paja mojada, 'mojcas'... Y Dios quiere nacer en mi corazón que es la cuadra más sucia y asquerosa. Me ayudó mucho esa reflexión así como la hoja parroquial de don Manuel. Allí te preguntaban: "En Navidad se intercambian muchos regalos y se reciben. Sin embargo, poca gente le hace un regalo al protagonista, al Niño Jesús. ¿Tú qué regalo le vas a hacer?". Ahí queda.
El 28 fui a la Dátor. Allí siguen matando bebés cada día. Hubo una sentada que terminó algo mal. Os voy a ahorrar los detalles pero la Policía se excedió en sus competencias. Ya véis en la foto -sale gente conocida- el plan 'terrorista' que estábamos perpetrando. Terminaron esposando y deteniendo a Jesús Poveda y otra chica. Lo bueno es que vino más gente que otras veces. ME enmcantó lo que dijo Poveda: "Que no os engañen. Sí vale la pena venir. Puede que hoy salvemos alguna vida por venir". Lo increíble es que el acto fue de 8 a 11 de la mañana de un domingo de Navidad. Pues entraron más de 20 personas desde las 9 hasta las 11 para abortar. Que cada uno piense qué puede hacer para ayudar. Es muy bueno el apoyo de la oración.
Después seguí con mucha alegría la Misa de las Familias en Colón. Allí estuvo Covadonga comiendo gusanitos y alegrando al personal.
El día siguiente fue uno de los mejores del año. Era una tradición jugar un partido de golf en las postrimerías del año. Los protagonistas éramos Iñaki, Meja, Borja y Rulos. Este año, después del fallecimiento de Rulos, decidimos que se celebrase el "I Memorial Fernando Sanz Díaz". Iñaki se lo trabajó a conciencia y nos sorprendió al resto. Gorras, bolas y tees personalizados, premios para los campeones, regalos diversos... una magnífica organización que nos hizo disfrutar de un maravilloso día de golf. Ganamos la pareja formada por Meja y yo frente a Iñaki -no tuvo su día- y Salva. Estuvo muy emocionante.
Por la tarde salí corriendo hacia el médico. A María le iban a hacer una eco. Pudimos ver a 'los peques'. Todavía no nos han podido decir si son chicos, chicas o mixto. Me llevé un alegrón de verlos. Estaban dando volteretas como locos porque María se había tomado antes un regaliz. ¡Genial! ¿Cómo pueden matarlos? ¿Cómo es que nadie hace nada? ¿Cómo es que no estamos todos los jodidos días a todas las jodidas horas pidiendo que acabe este genocidio?
El resto de la Navidad siguió con su bendita y maravillosa rutina. María enfermó y tuve que hacerme cargo a pleno rendimiento de la enana. Maravilloso agotamiento. Con tal de sacarla de casa fui a Cortylandia, Hipercor, la Puerta del Sol, Serrano...una maravilla. Covadonga disfrutó.
Pasamos Nochevieja en casa. A las 23.30 estaba dormido en el sofá. Fue genial.
Y luego una excursión a Segovia, la cabalgata, los Reyes Magos...todo impresionante. Me paro ahora que veo Madrid cubierto de nieve y vuelvo a gritar ¡¡Feliz Navidad!!. Gracias, Niño Jesús por tantas bendiciones. ¿Has estado calentito en mi corazón? Seguro que lo podría hacer mejor...pero ya sabes que soy una cuadra y sin Ti no puedo nada.
PD: dejo una encuesta en la columna de la derecha. Es para ver qué nombre ponemos a los bebés. ¿Nos ayudáis?



1 comentario:

  1. Aunque no esta en la lista... un voto por el nombre de PELAYO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Una seguidora de tu blog.

    ResponderEliminar