martes, 27 de enero de 2009

Una anécdota

El otro día me subí en el autobús que me lleva desde Serrano a Moncloa. Llevaba el Rosario en el dedo índice de la mano derecha. Era un Rosario de esos que son como una rueda. Cabe justo en el dedo y así no vas dando el cante. Es cierto que no me importa que se vea que voy rezando el Rosario -o dándole vueltas al cuentarrevoluciones, como le gusta a Galto que diga- pero tampoco voy haciendo ostentación.
Estaba cansado. No había mucha gente en el 'bule'. Un matrimonio de personas mayores se cuchichearon algo al oído cuando pasé a su lado. Me fui más atrás y me senté en los asientos que están enfrentados. Con la frente apoyada en el cristal miraba por la ventana mientras desgranaba las cuentas poniendo en manos de la Virgen esas intenciones que ya son clásicas y que sólo modifico con peticiones especiales. Pasó el tiempo.
Faltaban unas cuatro paradas para el final de trayecto. El autobús iba ahora lleno. Alguien me sujetó el antebrazo izquierdo. Me sorprendí y giré la cabeza. Era el señor mayor que cuchicheó cuando me subí. Tenía bigote, el pelo de un cano elegante y los ojos brillantes de cariño.
"Vaya ejemplo que nos estás dando", me dijo. Me quedé helado. ¿A qué se refería?
"¿Por qué?", le espeté.
"Tu sabes por qué te lo digo", aseveró mientras señalaba con la barbilla mis brazos cruzados del que sobresalía el Rosario.
Su voz sonaba como la de una persona que quería mostrar agradecimiento y cierta vergüenza por no hacer algo bien. Se giró y bajó del autobús acompañado de su esposa. Me quedé con ganas de agradecerle a él su ejemplo de cariño y fidelidad...pero estaba bloqueado.
Como os podéis imaginar, la escena fue seguida con inusitado interés por el resto de viajeros.
Me costó volver a concentrarme en el Rosario. ¡Cuántas cosas hago mal en la vida y, de repente, alguien me ensalza un detalle pequeño! Me sentí indigno. Y me dí cuenta de que influyes en la gente con cientos de cosas de las que no eres ni consciente. Es un detalle importante.
PD: Ha entrado en el Top 1 de mis peticiones un asunto importante...muy importante. No es mío pero puedes colaborar con una pequeña oración.
PD2: María le hizo un book fotográfico a Covadonga con su abrigo y su gorro. La verdad es que la enana está para pegarle un 'bocao'.

1 comentario:

  1. Claro que si Borja. A veces nos avergonzamos de hacer en público cosas que son buenisimas y la gente no se corta de hacer cosas malas. Como decia mi abuela, verguenza para pecar.... y que razón tienes. SEguro que ayudaste mucho con ese pequeños detalle.
    Desde luego, que Covadonga no está para darle un bocao sino para comersela. No es por nada, pero cada dia se parece mas a su madre.
    Besos
    Paty

    ResponderEliminar