martes, 31 de marzo de 2009

Un éxito

Sé que soy un desastre. Muchos me habéis preguntado por qué estoy dejando de escribir en e blog. Incluso alguno hasta casi se enfada un poquito cuando ve que no escribo. "No me robes mi ratito de blog", me decía una persona el otro día.
Es verdad que soy un desastre. Sé que, cuando uno se acostumbra a un blog, se ve casi con el derecho a exigir la actualización. Y creo que es verdad. La fidelidad debe ser mutua. Es cierto que la vida me está pudiendo en las últimas semanas. No es una queja. Es una realidad. Buscar un piso, cambiar de coche, las gestiones del cole, el trabajo desbordándome... son muchas cosas.
Bueno, el caso es que me pongo aquí y ahora para disfrutar un poco del blog. Tengo muchas cosas que contar. En primer lugar, la manifestación del domingo. Fue un exitazo. Mucha gente -y eso que el tiempo no acompañó- y muchos mensajes claros. He de reconocer que se me puso la piel de gallina cuando habló Jesús Poveda. Un par de días antes había estado con él. Estaba con mucha ilusión con la manifestación. Y llegó el domingo y me imaginé la emoción que debió sentir al ver a tanta gente luchando por la vida. Él lleva 25 años en esta 'guerra' y, supongo, que subirse al estrado y ver el Paseo del Prado, Neptuno y las calles adyacentes llenas de gente debió ser bestial.
Me gustó: la afluencia, mis amigos y los mensajes que recordaron el pasotismo del PP respecto al aborto cuando gobernó.
No me gustó: que se politice esta batalla -algunos 'cánticos' estuvieron fuera de lugar-.
Por otra parte, seguimos a vuelta con el nombre de las mellizas. La verdad es que me gustaría llamarlas Tormenta y Ventisca porque se mueven que no es normal. La pobre María está sufriendo un ataque -creo que premeditado- desde dentro. ¡Qué patadas...! Tantas cosas en la cabeza me habían hecho olvidar que lo importante era que ellas venían a nuestra familia. Ni el coche, ni la casa, ni los coles... lo importante es el regalo que Dios nos hace con estas niñas. El otro día, mientras veíamos una película, María me cogió una mano y la puso sobre su tripa... ¡¡¿Pero qué pasaba ahí?!! Una de ellas estaba bailando un zapateado a lo Joaqueín Cortés y la otra emulaba a Rocky. ¡Qué barbaridad! Entonces se me llenó el corazón de una alegría desbordante y me di cuenta de que las quiero desde el primer día que supe que estaban ahí.
Sobre los nombres no hay un consenso total aunque todo parece indicar que, salvo que convenza a María de ponerle a una el maravilloso nombre de la Virgen de Valvanera, los elegidos son Macarena y Lucía. Lo que no tengo definido son los nombres que, además de los principales, les acompañarán en el Bautismo. Su hermana mayor se llama Covadonga María Medjugorje Cecilia Teresa Benedicta de la Cruz.
Bueno, que aquí dejo algunas cositas. En cuanto pueda vuelvo a escribir. A los habituales...perdonad los retrasos.
PD: la foto es de www.derechoavivir.org

2 comentarios:

  1. ¿Sabéis que la próxima presidenta del parlamento vasco es provida? (http://www.albadigital.es/2009/03/31/politica/arantza-quiroga-%e2%80%9ces-una-barbaridad-considerar-el-aborto-un-derecho-de-la-mujer%e2%80%9d/) Ojalá esto sira de algo.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Qué bien, Borja, ya te echábamos de menos...Madre mía, yo me imagino que con uno dentro, la juerga es grande, así que con dos....Al final os habéis decidido por Monte Tabor? un beso fuerte.
    MARU

    ResponderEliminar