martes, 5 de mayo de 2009

Perdón, Dios mío

Le he dado muchas vueltas a la idea de colgar o no esta foto en el blog. Es una de las fotografías más famosas en el mundo. La hizo Kevin Carter y le sirvió para ganar el Pulitzer en 1994. Un buitre vigila con una paciencia pasmosa a un niño agonizante de desnutrición en algún tramo del desierto del Sáhara, en Sudán.
Se me encoge el corazón cada vez que la veo. Sólo imaginarme que el niño podría ser mi hija me destroza. Me hace llorar...pero me ayuda mucho.
Me ayuda a dar gracias a Dios por cada pequeño detalle que antes daba por supuesto y ahora he descubierto como un regalo inmenso que viene de Él. Me ayuda a pedir perdón por cada vez que me he quejado por tener un poco de hambre, un poco de frío, un poco de sed, una incomodidad, una contrariedad. Me estimula para dejar de quejarme -¡ya véis que es una de mis obsesiones!- por las cosas 'malas' que me pasan. Me ayuda a pedir perdón a Dios por no dedicar todas mis fuerzas a su servicio y permitir injusticias y horrores como éstos. Y, especialmente, me ha ayudado a mirar con otros ojos esas noticias de cientos de africanos se suben a una patera, con sus bebés a cuestas, para lanzarse a una travesía infernal para tratar de huir de cosas como la que muestra esta fotografía. Inmigración legal o ilegal ¿qué mas da? Son oportunidades.
A veces pienso que tendría que ir para allá.

2 comentarios:

  1. Me he convertido en un fan de tu blog, pide oraciones por dos intención, tu vecino del 3º7 te saluda!!

    ResponderEliminar
  2. Esas oraciones quedan pedidas desde ahora mismo. Bienvenido!!

    ResponderEliminar