viernes, 12 de junio de 2009

El secreto

Ayer me tendría que haber ido a dormir antes de lo habitual porque estaba derrotado. Pero me picó la curiosidad el comienzo de un programa en Antena 3: El secreto.
Y disfruté como un enano de hora y media de buena televisión. Se trata de un reality que le da la vuelta a la tortilla. El programa busca a profesionales de éxito y con dinero para que hagan de voluntarios sociales por un día. Los sitios donde van a ayudar no saben que son gente importante. Al terminar la semana de voluntariado, 'develan' su identidad a la gente con la que han estado y les ayudan económicamente.
Ayer, el protagonista fue Marcos Bellvis, nieto del inventor del friegasuelo. Convivió con una familia de escasos recursos económicos que vive en Zaragoza y dedicó su tiempo a realizar labores solidarias en una asociación de rehabilitación de alcohólicos y toxicómanos y en un centro de discapacitados.
La productora ha conseguido hacer un reality con mucho fondo y buena forma. Después de un mes de locura de búsqueda de piso y una semana de mudanza, ayer volví a recibir un baño de realidad. De nuevo, escuché esa vocecilla que me dice: ¿De qué te quejas?
Rebozas tus preocupaciones en el egoismo y, sólo apretando un botón, te das cuenta de que hay gente que ni tan siquiera tiene para comer. Y yo preocupado del color que debe tener mi sombrilla. Joder.
En algunos puntos, la historia es desgarradora pero es una terapia para los que creemos que nunca tenemos suficiente. Este programa me sirvió para frenar en seco -aunque con lágrimas- y dar gracias a Dios por todo lo que tengo -material y no-.
Vaya programón.
Os recomiendo que lo veáis. Aquí tenéis el enlace a la página donde están los programas.
Mientras tanto, Supervivientes arrasaba en audiencia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario