lunes, 14 de septiembre de 2009

Una sonrisa

Cuando Lucía disfruta con algo comba sólo media boca. Hace un gesto hacia la izquierda. Es una media sonrisa llena de intención. Es risueña y alegre pero contenida y modosita. Cuando coge carrerilla no hay quien la pare. Dice 'ajooo' y gargarea en cuanto puede. Tiene bracitis. Se enfada cada vez que ve a Macarena en brazos de sus padres y ella está marginada en la hamaca. Tiene los ojos verde-pardo-castaño en flor y una mirada limpia y llena de armonía que justifica el manto bajo cuya protección la hemos puesto. La frente despejada -como buen Mec- le da más brillo a la dulzura chisposa que desprende cuando te mira. Las pestañas, como dice mi tía Ana, parecen un manojo de boquerones. Se le enredan en el flequillo cuando la sacas del baño. Se chupa con ansia el puño. Da igual que tenga hambre o que acabe de comer. Se lleva la mano a la boca y debate sobre la vida. Deja a su padre en el pensamiento de qué nos deparará el futuro. Aunque en la foto sale taciturna y circunspecta, antes y después estaba como unas castañuelas. Su llanto es agudo y voraz. Pasa de 'off' a 'on' en décimas de segundo sin dejar que te despereces en mitad de la noche. Aunque en el embarazo era la más revoltosa, de mayor será aplicada, responsable y la más necesitada de su padre.
Macarena se parece mucho a Covadonga de pequeña. A esta no hace falta estimularla. En cuanto advierte que la estás mirando empieza un repertorio de carcajadas, muecas, sonrisas y caretos dignos de su tío Rafa. La alegría que se respira alrededor de la Basílica de la Macarena parece que le ha sido insuflada por el nombre. Parece más brutota. Cuando está abotargada te mira con ojos profundos y rurales desde su posición. Exige menos sesiones de 'bracitis' pero cuando lo pide lo hace con determinación. Tiene nariz-botón y unos ojos color de serie. Nació escuchimizada. Parecía un pellejito con ojos que te miraban desde la escafandra que les ponen en la incubadora. Le costó ganar peso pero ahora ha adelantado a su hermana y es la que come con más ganas y resolución. Ha aprendido la máxima de la guerra: "Come como si no fuese a haber otra oportunidad de hacerlo". Te sigue con la mirada desde que siente que has entrado en la estancia. Es fuerte y más independiente que su hermana. Me contó un padre de trillizos que uno de ellos, que estuvo más muerto que vivo, es ahora el que vive con más intensidad y es más disfrutón. Macarena tuvo problemillas en el parto. A lo mejor por eso actúa así.
Las dos aguantan con resignación cristiana las embestidas de su hermana mayor: los abrazos desmedidos, los besos con mocos, los bailes imposibles y las 'reprimendas' imitando a papá.
Las tres se portan bastante bien. Las noches empiezan a ser noches y los días se ajustan a la realidad. Quedan muchas cosas por normalizar pero creo que podemos dar por finalizada la primera etapa. Con Covadonga en la guardería y la persona que nos ayuda de vuelta a casa creo que podemos dar por inaugurada la Fase 2.
¡¡A por ellos!!
PD: El otro día me presentaron en Intereconomía a la sobrina de mi amigo que entra en Lerma. la verdad es que andaba yo algo empanado y no me enteré que era ella. Se llama Carmen y como sé que entra en el blog de vez en cuando sólo quiero pedirte perdón por mi despiste. Cuenta con mis oraciones y las de nuestras niñas. Espero que podamos acompañarte el gran día.
PD2: Una persona cercana a mí ha anunciado que entra en el seminario de los Legionarios de Cristo. ¡¡Fueeeeego!!
PD3: Gema, aquí tienes las fotos. Veo que eres otra adicta a ese 'manicomio' que es el 5ºB. ¡Bienvenida!

5 comentarios:

  1. Madre mía, hace dos meses que no las veo, y claro, están completamente distintas.
    Un beso fuerte, están preciosas.
    MARU

    ResponderEliminar
  2. LO cierto es que no he oído a nadie describir con tanta felcidad a sus hijas como tú.

    Estoy seguro de que es una experiencia bellísima

    UN abarazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola! Gracias x subir las fotos. Estan para comerselas y han crecido un monton desde las ultimas fotos q subisteis.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Pero qué tres soles tienes en casa, madre mía. Las peques están para comérselas, pero la mayor... está preciosa!!! Un besazo enorme de una morsita a punto de estallar ;-P

    ResponderEliminar
  5. Que fuerte Borja!!!como están las niñas!! Que monada.
    Dale unbeso enorme a María y otro para tí.
    PALOMA VIGUERA.

    ResponderEliminar