viernes, 23 de octubre de 2009

La Virgen y los niños

Tengo un matrimonio amigo que tiene a su hijo de apenas unos meses ingresado en el hospital del Niño Jesús de Madrid. Parece que ya está mejor pero han sido días de angustia. Ayer fui a acompañarles un rato. Nunca había estado en ese hospital y me sobrecogió. Si la enfermedad y la muerte siempre llevan a hacerse muchas preguntas, cuando lo que ves son historias, a cada cual más impresionante, de chavales enfermos, las preguntas sobre el sentido del sufrimiento y la existencia de Dios se disparan.
¡Qué difícil es entender estas cosas!
El hospital cuenta con una preciosa capilla. En varios lugares del complejo hay imágenes de la Virgen. Y emociona ver el manto de la Virgen repleto de fotos de niños. Las madres, sin complejos, se aferran a su fe arraigada en el corazón hace muchos años y le piden a la Madre por la curación de sus chavales. Las fotos se encajan en cualquier recoveco de los pliegues de la imagen. Y, cuando parece que ya no hay sitio donde poner una foto más, incomprensiblemente un nuevo papel se adhiere, casi en equilibrio, demostrando que la Madre nos atiende a todos.
Gracias, Mamá, por mantener esos rescoldos de fe en el corazón de tantos hijos que, en los momentos de dificultad, tienen donde aferrarse y siempre encuentran tu caricia .

No hay comentarios:

Publicar un comentario