martes, 15 de diciembre de 2009

Dormir como un bebé

Últimamente estoy durmiendo como un bebé. Es decir, me despierto cada dos horas. Entre pesadillas de una, fiebre de otra, toses de la de más allá y biberones a las horas más intempestivas no hay forma de dormir más de dos horas seguidas.
Voy cansado -bueno, todos en casa vamos cansados- aunque lo llevo mucho mejor que al principio.
Lo que más me gusta es cuando me levanto por vigesimocuarta vez , a las 4 de la mañana, a ponerle el chupete a Macarena -¿se le puede poner celo?- y oigo un susurro a mi lado: "Gracias". Me llena.
Ayer en Misa, el sacerdote recordaba lo importante que es decir las cosas. Dar las gracias, pedir perdón, sonreir, escuchar, decir 'te quiero', disculparse... auque sean cosas que se dan por supuestas. Así todo es más fácil.
PD: El domingo pasado estaba gente del PP vendiendo lotería en la puerta de una parroquia. Allí estaban otra vez. El buitre había vuelto -para Pinch, que no lo entendía-. Dinero y votos. Preferí comprar la lotería de la parroquia.

2 comentarios:

  1. Pensaba que el buitre era una imagen de Butragueño. Pinch

    ResponderEliminar
  2. No sabes lo q se echan de menos todas esas cosas, lloros, madrugones,biberones,... el "gracias gordi"... cuando uno está sólo.
    Me viene bien, así disfrutaré más las cosas.

    Un abrazo fuerte para ti y besos para tus cuatro niñas.
    Carlos Arenas Alvariño

    ResponderEliminar