lunes, 28 de septiembre de 2009

Carmen y las veteranas

Cada vez que queremos hacer un plan en el que vengan incluidas las tres enanas, la intendencia se convierte en un asunto de Estado. No es una queja, es un dato. El caso es que el sábado salimos a mediodía dirección a La Aguilera, un pequeño pueblo a 8 kilómetros de Aranda de Duero. ¿Y que hay allí? Un convento que han prestado a las Clarisas de Lerma para que puedan instalarse porque en el suyo no caben del ingente número de vocaciones de los últimos años.
Íbamos a acompañar a Carmen en uno de los días más felices de su vida -según dijo ella-. Era el día de su entrada en el convento. Con 20 años muy bien llevados, una sonrisa contagiosa y una melena morena que se balancea al ritmo de la generosidad, Carmen estuvo rodeada de muchos amigos en un día tan especial.
Bueno, que me disperso...
No nos costó nada llegar a La Aguilera gracias a las 2.834 indicaciones que Chema, el padre de Carmen, había incluido en el clásico 'Cómo llegar a...'. Covadonga dominaba nuestra 'furgo' desde el último asiento. Casi dos horas de viaje son la distancia perfecta durante la que Covadonga 'alecciona' a Lucía -que habita la maxicosi de al lado- y le echa alguna bronca con monosílabos: "No, Lucía, no". A veces me veo demasiado representado...
Otra vez dispersándome...
El 'nuevo' convento es espectacular. Está todavía en pañales pero las primeras reformas son ilusionantes. El locutorio es moderno, cómodo y con sitio para muchísima gente. Allí nos plantamos María y yo con la sillita de las gemelas y la de Covadonga. Mientras Macarena tomaba su biberón, Carmen iba presentando casi uno a uno a todos los que estábamos allí. En frente, 137 monjas -¡ya, seguro!- se empapaban de cada una de las historias que allí se oían.
La imagen es como la de un circo romano. Las gradas llenas de gente sedienta de batalla y fuego. Sólo buscan las armas para salir de allí y propagar ese "fuego he venido a traer a la tierra y que no quiero sino que arda". Abajo, en vez de cristianos a punto de ser engullidos, se encuentran los diablillos rojos que, como dicen las monjas, nos tirán para abajo todos los días.
Borja, no te distraigas...
En su lado, 137 monjas. En el nuestro, unas 140 personas -sí, sí...la tarde de un sábado soleado- de todos los tipos. Había gente muy a favor, otros que no rezan desde el doblete del Atleti, otros más tibios que una sopa a media tarde, otros consumidos por el fuego del Amor, otros que no entendían nada...pero todos queríamos, de una forma u otra, a Carmen.
He estado varias veces con las clarisas de Lerma. Pero el sábado descubrí detalles importantes. En una de las filas de arriba, entre caras jóvenes y hermanas pizpiretas, se vislumbraba el rostro enjuto y arrugado de las monjas más mayores. Esas que durante 25 años no vieron ninguna vocación y que, en los últimos años, han visto como se multiplica el números de jóvenes que piden ingresar. Ellas son el germen del milagro de Lerma. Y yo, que soy muy cateto, no me había dado cuenta. Ellas, las veteranas, con una confianza y relación con el Amado que yo sólo puedo soñar, han visto como les han revolucionado el cotarro. Han llegado monjas con guitarra que se inventan canciones sobre diablillos rojos, bailan sin vergüenza ante los que vienen a verlas y dan testimonio con la palabra y la alegría. Y no han protestado. Han seguido rezando y seguro que han dado gracias a Dios por cada vocación y cada momento. Allí, entre las jóvenes, se veía a las hermanas más mayores seguir el ritmo de las canciones, hacer alguno de los bailes y sonreir ante las ocurrencias de los invitados. Y entonces lo entendí todo. "Están enAmoradas". Y dí gracias a Dios.
Tierra llamando a Borja, Tierra llamando a Borja...
Habían venido de todos los lugares. El padre Fernando, párroco de Galapagar -que antes pasó por Caná- se trajo un autobús repleto de vecinos y amigos de Carmen. Estuvieron las 'Guadalullamas' -¡qué contentas se pusieron de conocer a las gemelas!-. Amigos que habían estado en Medjugorje. Compañeros de facultad de Carmen. Familiares. Amigos de amigos. Curiosos. ¡Ah, y los del 5ºB! Y todos nos llevamos algo.
El padre Francisco celebró la Misa. Sencillo y ameno. Gran homilía. A nosotros nos tocó seguirlo desde fuera mientras dábamos biberones y aplacábamos a Covadonga. Pero el Señor me regaló una maravillosa perspectiva desde un ventanuco. Allí pude ver las lágrimas contenidas -y otras sin contener- de mucha gente. Llegó el momento de la despedida. Carmen se abrazó con su padre, Chema y...y...¡caray, se me vuelve a hacer el nudo en la garganta! ¡Fue espectacular! Cuanto cariño, cuanta fe, cuanta generosidad, cuanta confianza... Me 'despertó' Covadonga que casi tira un reloj de pared. La miré y le solté un besazo que todavía le duele.
Las monjas pasaron, una a una, a dar un abrazo de bienvenida a la nueva postulanta. Volví a quedarme con la cara de las 'veteranas'. ¡Qué alegría! Han repetido el mismo gesto más de un centenar de veces en los últimos años y siguen mirando a la 'novata' con los ojos que sólo tiene quien sabe ver un milagro.
Después, el locutorio volvió a ser una 'fiesta'. Carmen estaba muy feliz con su nuevo modelito. Y eso llena.
Nos volvimos pronto. Perdimos la batalla con el tráfico y Macarena reclamó su biberón con más intensidad que la que puedes aguantar tras un día de tantas emociones. Pero valió la pena. Llegué a casa y a las lecciones que traía de La Aguilera sumé una de humildad de las buenas.
PD: Lo siento, es difícil atrapar el fuego y ponerlo en Internet.

Avance del sábado...

Cuando pueda escribiré contando la entrada de Carmen en Lerma.
Dejo ésto como avance...






domingo, 27 de septiembre de 2009

Un granuja

La Misa de 11.30 en Las Rozas está especialmente dedicada a los niños. Se explican las cosas de forma más sencilla -mejor también para los mayores-, hay canciones de las 'clásicas', etc. Para hacer las peticiones, salen los chavales que quieren pedir por algo, se ponene en fila y esperan su turno para ponerse ante el micrófono. Muchos llegan con la petición memorizada desde casa, otros le han preguntado a su madre algo por lo que pedir para tener sus tres segundos de fama, otros se quedan en blanco tratando de recordar la petición que llevan pergeñando desde que se han subido en el coche...
El otro día la fila fue más larga de lo habitual. Algunos repitieron peticiones que ya se habían presentado. El Papa, los enfermos, los pobres, la paz, los hermanos, los abuelos...la verdad es que mola porque no se dejan nada en el tintero.
Y llegó el último de la fila. Tendría unos seisa años, cara de granuja y mirada iluminada. Mientras los otros presentaban sus peticiones él había estado algo distraido, enredando con otros chavales. Se le veía gamberro pero sin maldad. Cuando le llegó su turno se quedó una décima de segundo en blanco, se rascó la cabeza con alegría mientras guñiaba un ojo y trataba de recordar. "Poooor....pooooor...¡las almas del Purgatorio!".
Hace muchos años me enseñaron la importancia de pedir por las almas del Purgatorio. Almas que están purificándose antes del abrazo definitivo con el Señor. Muchas de ellas no tienen nadie que rece por ellas y se les hace eterna -y no es un chiste- la espera. El caso es que, para rezar mejor por ellas, me convencí que, mientras rezo una oración por las almas del Purgatorio, es como si la Virgen María abriese las barras de un telesilla -de cuatro filas- y, mientras rezo, las barras están abiertas y van saliendo las almas. Mientras yo tenga 'distraída' a la Virgen diciéndole cosas bonitas, Ella hará la vista gorda ante la 'salida' de almas hacia el Cielo.
El caso es que, cuando el chaval hizo su petición, me imaginé a la Virgen desternillada de risa ante la cara de granuja del niño. Y, mientras tanto, cientos de almas aprovechándose de la sonrisa de su Madre para salir disparados.
La oración de los niños vale más. Eso sin duda. Por eso me gusta cuando me quedo con Covadonga y le digo yo la lista de peticiones. "¿Vas a pedirle a la Virgen por tal y cual, y por éste y el otro...?". Y ella me mira muy concentrada, embelesada por la voz grave de su padre. Dice que sí a todo lo que le pregunto. Y cuando termina la 'lista', le suelta un besazo a la Virgen y a "Zezús".
Debe ser eso lo de ser como niños...
La sonrisa pilla de aquel chaval abanderó una oración que sacó a muchas almas del Purgatorio. Estoy seguro.

viernes, 25 de septiembre de 2009

¡¡Qué alguien pare el incendio!!

Aquí vamos el sábado. Esta es la comunidad de monjas de clausura de Lerma donde vamos el sábado. Resulta que le han abierto las puertas al padre Raniero Cantalamessa -nada, es sólo un chavalote que predica para el Papa-. El caso es que ha hecho este programa. Ya véis, monjas jóvenes, guapas, que rezan y nos sostienen de pie a los débiles, vagos y perezosos. Me impresiona sor Verónica. Ya os contaré su historia.
¡¡Pero qué está pasando!! ¿De verdad hay alguien que pueda tener miedo sabiendo que hay gente que está diciendo 'Sííí'? ¿Y si la pregunta se te dirige a tí?
El lunes escribiré en el blog...si es que no muero en el incendio.

Una semana especial

Sin excusas, pero el trabajo, las niñas, un proyecto...la vida, me trae de cabeza y cada vez me resulta más difícil sentarme un rato a escribir en el blog.
Ha sido una semana especial. Empezó con el aniversario del fallecimiento de Fernando. ¡Un año ya! Como dijo don Juanjo en el funeral, "un año disfrutando de Dios". Y los demás, por aquí. Rezamos por él y a él. Un año después sigue presente en nuestras conversaciones, confidencias y proyectos.
Después me he encontrado de sopetón con la historia del que puede ser el milagro de la beatificación de JP2. Lo adelantaba Joaquín Navarro-Valls en El Mundo y Alfa y Omega contaba la historia. Al parecer se está estudiando muy a fondo un milagro que Dios concedió a un chaval de cinco añitos por la intercesión de JP2. Aquí podéis leer la historia. ¡Españolito es el chaval! ¡Cómo le gustaba España a JP2!
Y vamos a terminar la semana, si Dios quiere, asistiendo a la entrada de Carmen, la chica de la foto, en el convento de las clarisas de Lerma. Bueno, realmente es en el nuevo convento que han levantado en un pueblo cercano (La Aguilera). Espero que podamos ir y que sea con las tres niñas. Covadonga fue a ver a las monjas apenas con un mes de vida -¿os acordáis del viaje, cuñados yankees?- y ahora queremos presentar las gemelas a las monjas. Lucía, entre sus nombres lleva el de Clara. ¿Por qué será?
Os dejo el enlace con la página web de Alba donde Sonsoles le ha hecho una estupenda entrevista a Carmen.
Cuidado, quema.
¿Jovencitas que se entregan a Dios con 20 años? ¡¡¿¿Pero esto qué es??!! ¡¡¿¿Qué está pasando??!! Os invito a rezar por Carmen dándole gracias a Dios por tanta generosidad y por unos padres geniales y generosos que tiene.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Una sonrisa

Cuando Lucía disfruta con algo comba sólo media boca. Hace un gesto hacia la izquierda. Es una media sonrisa llena de intención. Es risueña y alegre pero contenida y modosita. Cuando coge carrerilla no hay quien la pare. Dice 'ajooo' y gargarea en cuanto puede. Tiene bracitis. Se enfada cada vez que ve a Macarena en brazos de sus padres y ella está marginada en la hamaca. Tiene los ojos verde-pardo-castaño en flor y una mirada limpia y llena de armonía que justifica el manto bajo cuya protección la hemos puesto. La frente despejada -como buen Mec- le da más brillo a la dulzura chisposa que desprende cuando te mira. Las pestañas, como dice mi tía Ana, parecen un manojo de boquerones. Se le enredan en el flequillo cuando la sacas del baño. Se chupa con ansia el puño. Da igual que tenga hambre o que acabe de comer. Se lleva la mano a la boca y debate sobre la vida. Deja a su padre en el pensamiento de qué nos deparará el futuro. Aunque en la foto sale taciturna y circunspecta, antes y después estaba como unas castañuelas. Su llanto es agudo y voraz. Pasa de 'off' a 'on' en décimas de segundo sin dejar que te despereces en mitad de la noche. Aunque en el embarazo era la más revoltosa, de mayor será aplicada, responsable y la más necesitada de su padre.
Macarena se parece mucho a Covadonga de pequeña. A esta no hace falta estimularla. En cuanto advierte que la estás mirando empieza un repertorio de carcajadas, muecas, sonrisas y caretos dignos de su tío Rafa. La alegría que se respira alrededor de la Basílica de la Macarena parece que le ha sido insuflada por el nombre. Parece más brutota. Cuando está abotargada te mira con ojos profundos y rurales desde su posición. Exige menos sesiones de 'bracitis' pero cuando lo pide lo hace con determinación. Tiene nariz-botón y unos ojos color de serie. Nació escuchimizada. Parecía un pellejito con ojos que te miraban desde la escafandra que les ponen en la incubadora. Le costó ganar peso pero ahora ha adelantado a su hermana y es la que come con más ganas y resolución. Ha aprendido la máxima de la guerra: "Come como si no fuese a haber otra oportunidad de hacerlo". Te sigue con la mirada desde que siente que has entrado en la estancia. Es fuerte y más independiente que su hermana. Me contó un padre de trillizos que uno de ellos, que estuvo más muerto que vivo, es ahora el que vive con más intensidad y es más disfrutón. Macarena tuvo problemillas en el parto. A lo mejor por eso actúa así.
Las dos aguantan con resignación cristiana las embestidas de su hermana mayor: los abrazos desmedidos, los besos con mocos, los bailes imposibles y las 'reprimendas' imitando a papá.
Las tres se portan bastante bien. Las noches empiezan a ser noches y los días se ajustan a la realidad. Quedan muchas cosas por normalizar pero creo que podemos dar por finalizada la primera etapa. Con Covadonga en la guardería y la persona que nos ayuda de vuelta a casa creo que podemos dar por inaugurada la Fase 2.
¡¡A por ellos!!
PD: El otro día me presentaron en Intereconomía a la sobrina de mi amigo que entra en Lerma. la verdad es que andaba yo algo empanado y no me enteré que era ella. Se llama Carmen y como sé que entra en el blog de vez en cuando sólo quiero pedirte perdón por mi despiste. Cuenta con mis oraciones y las de nuestras niñas. Espero que podamos acompañarte el gran día.
PD2: Una persona cercana a mí ha anunciado que entra en el seminario de los Legionarios de Cristo. ¡¡Fueeeeego!!
PD3: Gema, aquí tienes las fotos. Veo que eres otra adicta a ese 'manicomio' que es el 5ºB. ¡Bienvenida!

jueves, 10 de septiembre de 2009

Perdonado

He encontrado esta imagen. Está titulada como 'Perdonado'. Me ha impresionado sobremanera. El chico, que puedo ser yo perfectamente -bueno salvo que yo estoy más gordo- sostiene en su mano dos clavos y un mazo. El Señor le abraza con Cariño y le sostiene para que siga adelante.
El otro día leí un pasaje del Diario de Faustina Kowalska. Me lo empecé a leer cuando mis amigos decían que vivía en frikilandia y, es cierto, lo había dejado algo aparcado. Este verano, frente a la ría de Pontevedra, leía algunos pasajes. En uno de ellos, santa Faustina le pregunta al Señor: "Dices que hay que ser como niños pero, ¿cómo se vive como un niño?". Jesús le contesta algo así como: Viviendo el presente. No te preocupes del pasado ni del futuro sino viviendo con la inocencia de un niño que vive el presente.
Hilo este pasaje con las numerosísimas referencias que hace Jesús en el Evangelio al 'non ti preocupare', es decir, confía en Dios que Él sabe más.
No sé quién dijo que el futuro está en manos de Dios y el pasado en su Misericordia. Cuando leo entrevistas que les hacen a personajes famosos y les preguntan: "¿Te arrepientes de algo?". Y contestan. "De nada". Siempre pienso: "Caray, qué suerte". Yo, la verdad, me arrepiento de cien mil cosas al cabo del día. Cometo tantos fallos que es para abrumarse. Cuántas veces hemos cometidos errores muy graves de los que, a lo mejor, ha dependido la forma de vivir de otras personas. Me estremece pensar en el mal que he podido hacer a otras personas con mi ejemplo, mis palabras, mis acciones...y desconozco la forma en que ha influido en sus vidas. Da que pensar.
Un sacerdote me lo dejó claro: el pasado hay que bañarlo en la Misericordia de Dios.
De un tiempo a esta parte pido a Dios por las personas a las que, sin yo saberlo -o a sabiendas- he hecho daño. ¡Perdón!

miércoles, 9 de septiembre de 2009

¡¡Más madera!!

Estas son las monjas 'guadalullamas'. Un 'incendio' que vino del otro lado del Charco y que empieza a arrasar la geografía española. Menuditas, jóvenes, sonrientes, alegres y muy rezadoras. Con ellas hicimos el retiro el año pasado.
Ahora, me han contado que, en unos días, tres jovencitas españolas van a comenzar su etapa de 'aspirantes' dentro de la orden. ¡¡Qué maravilla!!
Ayer leí en Religión en Libertad que una chica deja la carrera de medicina para entrar en el convento de las Clarisas de Lerma -que, por cierto, ya se han ido al nuevo convento-.
Como ya os he ido contando, la sobrina de un amigo también entra en Lerma este mes.
El otro día, un sacerdote amigo mío me llamó para decirme que estaba comiendo con un compañero de tesis doctoral de mi hermano y que entraba en el seminario este curso. Se quedó alucinado cuando se enteró que mi hermano se había ordenado sacerdote...
¡¡¡Pero qué está pasando!!!
Y yo, que soy tan cateto, sin darme cuenta de que Dios llama y la gente responde.
PD: Felicidades a Carmen y Puchi por su nuevo bebé. Ya van cinco. Para que luego digan por ahí que la generosidad no se lleva...

martes, 8 de septiembre de 2009

Hoy es el 'cumple' de la Virgen...y mi santo

Hoy es el cumpleaños de la Virgen. ¡Muchas felicidades, Mamá!
Y también celebro mi santo, la Virgen de Covadonga. Me podéis felicitar aquí que luego papá me lee los mensajes. A ver si me siento al 'ordeñador' y os cuento lo bien que me estoy portando en la guarde...

lunes, 7 de septiembre de 2009

Primer día de guardería

Hoy ha sido el primer día de guardería. No he soltado ni una lágrima...Covadonga tampoco.
La verdad es que me ha dado una pena enorme dejar a la enana en aquel lugar. Siempre defendí que los niños tençian que estar en casa hasta los seis años cuando van al colegio. Entiendo que es una batalla que he perdido. Entiendo que si no va a la guardería, se hace muy difícil cuidar a las gemelas.
Allí se ha quedado. Cuando me he despedido de ella ha llorado un poco pero creo que se adaptará rápidamente. Espero que no se dedique a pegar y soltar mordiscos. Ganas no le van a faltar.
Ayer me impresionaba pensar que iba a llevarla a la guardería. Me parecía un paso demasiado importante. No sé. Ha empezado hoy y ya no parará hasta los 23. Ya hemos cumplido una etapa. Espero que lo estemos haciendo bien.
Enana, te echo de menos.
PD: Supongo que los consejos que me podrán dar los/as más experimentados/as son muchos.

domingo, 6 de septiembre de 2009

Aniversario de un susto

Hoy, 6 de septiembre, se cumple el segundo aniversario de un día que estuve a un pasito de dejar este mundo.
Era mi segundo día en el nuevo trabajo. Había dejado Alba al principio del verano -me arrepentí desde el primer minutoo- y la llegada a mi nueva redacción había sido magnífica porque conocía a muchos amigos. Mi sucesor en Expansión y y gran periodista, Jaime, me llamó para quedar a comer. Fuimos a Filo. Allí, en la terraza, dimos cuenta de una magnífica hamburguesa. Nos reímos recordando anécdotas y me contó sus planes de futuro.
Al llegar a la redacción, estaba con bastantes molestias en la tripa. No me voy a atascar en dar muchos datos pero, aunque a mí me parecía un molesto episodio de gases, lo cierto es que no conseguía solventarlo. Terminé un pequeño artículo y dije que me iba para casa que no me encontraba bien. Llegué conduciendo a casa y la molestia iba en aumento. Fue pasando el tiempo y, aunque el dolor no crecía mucho, lo cierto es que no me lo quitaba. Probé de todo. A eso de la medianoche, María -embarazada de seis meses- me llevó a Urgencias.
Allí me atendió un médico que me diagnóstico que eran gases. Yo trataba de explicarle que no lograba 'deshacerme' de aquellos gases lo que sugería que fuese otra cosa. Me mandó un laxante 'atómico' y me mandó para casa. Ni con el laxante conseguía encontrarme mejor. A eso de las 3 de la madrugada me levanté molesto y agobiado. Molesto porque seguía el dolor y agobiado porque, evidentemente, no iba a dejar de ir a mi nuevo trabajo al día siguiente por tener unos simples gases.
Media hora después, sin poder dormir y viendo a Rafa Nadal en el US Open, el termómetro marcaba 39,2º. "Qué raro", pensé. Desperté a María quien me despejó a córner con un Espidifen. La fiebre bajó y pude dormir un poco. A las 8 de la mañana volví a los 39,5º. Lalamamos a una doctora que vino a verme a casa. Después de examinarme me dijo: "Mira, no tienes la garganta roja, no tienes problemas respiratorios...está todo bien pero tienes fiebre y un dolor en el abdómen. Creo que deberías volver al hospital a que te hagan análisis".
La verdad es que me daba una pereza enorme. Ya había avisado en el 'curro' de que no iba. Quería quedarme en la cama, sudar la fiebre y descansar. María -quien luego reconoció apesadumbrada que pensaba que yo estaba exagerando un poco- insistió y me llevó al hospital. Debía de ser algo así como las 11 de la mañana.
Esta vez me atendió una doctora. Después de tocarme el estómago por todos los ángulos posibles me dijo: "Es posible que sea un apendicitis. Pero el dolor es fuera del lugar habitual. Puede que tengas el apéndice de una forma muy rara". Las siguientes pruebas demostraron que ella tenía razón. Un apéndice con una forma fuera de lo común estaba dando problemas.
Me dijeron que me iban a operar pero las pruebas preoperatorias y demás se fueron retrasando. Yo seguía con una fiebre muy alta y sólo preguntaba si la habitación tenía tele para poder ver a España en el Europeo de baloncesto.
El tiempo fue pasando y María y mi madre se fueron cabreando. Al parecer, la enfermera había dicho que tenía el apéndice reventado -peritonitis- y que no entendía por qué no me habían subido ya a quirófano. Ellas movieron algunos hilos y entré en quirófano a las 20.00. Me quedé dormido en cuanto me 'enchufaron' la anestesia. Me desperté con una horrorosa sensación de ahogo. Em estaban metiendo un tubo por la boca hasta el estómago. Habían pasado dos horas y media -"¿Por qué tanto tiempo?", me preguntaba yo que pensaba que me iban a operar de un simple apendicitis-.
Llegué a la habitación a eso de las 23.30 de la noche. Me quedé dormido rápidamente.
Yo no era consciente de lo que había pasado pero el médico me lo explicó unos días después. Había estado más pa'llá que pa'cá. El apéndice se había reventado, el laxante había hecho que por el apéndice se hubiese salido 'todo' y varios órganos se habían infectado. "Has estado cerca de morir. Y todavía estás en peligro si la infección pasa a la sangre", me dijo el médico. De regalo, de momento, me llevaba una raja en la tripa como una cornada. De momento estaba abierta y tenía que seguir supurando.
Esa noche no me dí cuenta de muchas cosas. Dormí muy bien empapado en morfina. En un momento abrí los ojos y vía a María tumbada en la cama de al lado. Embarazada de seis meses y estaba allí, a mi lado. Pensé en si había estado cerca de morir. ¿Estaba preparado para encontrarme cara a cara con el Señor? En los siguientes días podría darle vueltas a ese asunto. Cerré los ojos y me pareció sentir una caricia. ¿Si María estaba dormida...?...y me dormí.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Sólo puede pasar en un sitio...

...y ese sitio es Medjugorje. Me manda esta foto mi amigo Suso. Me jura y perjura que "no es un truco. No son actores. No son cartón piedra, se movían de veras. ¿De qué estarían hablando? Bueno, imagino que de Dios, Jesús y esas cosas, no?".
La verdad, cada vez tengo más ganas de ir. Aunque supongo que es un poquito como si ya hubiese estado. Al final, cualquier sitio es bueno para convertirse.
Por cierto, ya está en marcha la segunda edición del libro "Medjugorje". La gente lo está comprando...La Gospa, que tiene estas cosas.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Verastegui y Vujicic

Eduardo Verastegui y Nick Vujicic, juntos en un magnífico corto de cine. Vale la pena. (Ver aquí)

Fishers

Estaba el domingo pasado el B16 hablando durante el rezo del Ángelus y soltó alguna de las perlitas a las que nos tiene acostumbrados. Lo malo es que estos comentarios no se encuentran en ningún medio de comunicación...
El Papa dijo que cuando los esposos "se dedican generosamente a la educación de los hijos, guiándolos y orientándolos en el descubrimiento del plan de Amor de Dios, preparan el terreno fértil en donde florecen y maduran las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Se revela así cuán íntimamente ligados están y como se iluminan el matrimonio y la virginidad, a partir de su común raíz en el amor esponsal de Cristo".
El Papa pidió rezar para que, por intercesión del Santo Cura de Ars, las familias cristianas se conviertan en pequeñas iglesias, en las que todas las vocaciones y todos los carismas, dados por el Espíritu Santo, puedan ser acogidos y valorados.
Vamos, que nos metió una colleja a todos los matrimonios para que no perdamos de vista lo importante de la vida...
Recojo estas palabras porque dentro de unos días entra en el convento la sobrina de un amigo. Si Dios quiere espero poder asistir con mis cuatro niñas. Sería un planazo.
¡Qué generosidad la de esta niña y la de sus padres!

martes, 1 de septiembre de 2009

La hermana mayor

Termina el verano y todo vuelve a su sitio original. Bueno...¿todo? Yo creo que no. Hay marañas que desmadejar, decisiones que tomar, huellas que borrar...
El verano ha estado bien. Cuatro mujeres le hacen siempre la vida maravillosa a un papá que babea. Crecen las niñas. Están para comérselas. Covadonga ya se marca sus circunloquios carentes de sentido pero que me arrancan una carcajada.
El sol y el mar. Cómo disfruta.
Escucho con envidia las vivencias de conocidos en Medjugorje. Leo con alegría las vivencias de los del 5ºB en Bosnia. Espero el relato de Galto y las aventuras de Rata. ¡Vaya verano!
El ordenador estaba esperándome encima de la mesa. Apagado, frío y distante. En casa se quedaban mis princesas. No sé cómo va a reaccionar la mayor ante su próxima experiencia con la guardería. Te voy a echar de menos.