viernes, 23 de abril de 2010

Gracias

A la dentista, por no hacerme mucho daño.
A Ramón, por su interés en mi presencia.
A Colombo, por pensar en mí.
A Kiko, porque buscó una entrada.
A José, porque, aunque no buscó una entrada, sé que la hubiese buscado.
A Amparo, por la gran noticia.
A Helena, que sacó un abono de debajo de las piedras.
A Miguel Ángel, el dueño del abono.
A Alberto, por su esperanza pese a no tener olfato.
A Meja, por tantas cosas.
A David, por la compañía, el secreto y el transporte.
A Ángela y Casilda, por poner su salsa al trayecto de vuelta.
Al compañero de grada, por sus cánticos.
A la del puesto, por rebajarme la bufanda.
Al Frente, por su pasión.
Al Calderón, por devolverme la ilusión por el otro fútbol.
A Reyes, por su partido en zapatillas de andar por casa.
A Perea, por no meter la pata.
A Punto Pelota, por acompañar el post partido.
Al Resines, por saber tirar la cerveza.
A Covadonga, por su "papá, ¿estás en el 'fúlbol'? a través del teléfono.
A Lucía y Macarena, por seguir a su aire.
Y, por supuesto, a María, por dar 'luz verde' a una noche de fútbol inolvidable.

1 comentario: