jueves, 29 de abril de 2010

Tres ángeles

Macarena es la más pequeña. Le costó salir e, incluso, lo pasó un poco mal en el parto. Llegó la última. Dios quiso que, por diez minutitos, fuese ella quien trajese bajo el brazo el título de Familia Numerosa. Es dicharachera, espontánea y baila sevillanas desde los cuatro meses. Tiene una mirada curiosa y un llanto que te desgarra. Sabe buscar los brazos pero no termina de exigirlos, sólo los sugiere. Cuando se despierta, el pelo se le dispara y le queda una cresta de lo más divertida. Le ha costado empezar a gatear pero ahora no hay quien la pare. Es la felicidad y la despreocupación condensada en poco más de 60 centímetros.
Lucía es consciente, no sé cómo, de su belleza. Tiene unos ojos grandes y de ese color indescriptible como los de su madre. No sonríe, simplemente desarma. Sabe qué hacer y qué llorar en cada momento para pedir comida, beso, agua, caricia, juego o brazos. Es redonda, compacta y robusta. Va un poco adelantada a todos los retos que tiene por delante un bebé como ella. Es rubia -o más bien casi pelirroja-. Tiene la nariz pequeña y unos perfectos dedos de los pies. Son detalles.
Covadonga es... bueno, sigue siendo... Covadonga. Ejerce de hermana mayor, a veces con demasiado ímpetu. Tiene genio, carácter y fuerza. Aunque a veces es indomable, supongo que de mayor sabrá canalizar tanta energía. Ama a los animales, se ha enamorado de Disney y reza a la Virgen María con una sencillez y alegría que seguro que hace que se le caiga la baba a Su Madre. El año que viene, al 'cole de los mayores'. Me parece increíble.

3 comentarios:

  1. ¡¡Están monísimas las tres!! ¡¡Para comérselas!! Enhorabuena, papis... :) Un beso para los cinco. Raquel

    ResponderEliminar
  2. Vaya tres preciosidades!! Enhorabuena y disfrutar de vuestras peques.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Muchas felicidades y gracias a Dios por sus vidas.

    Aprovecho a invitaros a recibir el beso de la Santísima Virgen el sábado 8 de Mayo en la parroquia de San Germán, 13h en Madrid. LLegará desde Buenos Aires una medalla que besó por ambas caras la Virgen del Carmen de Garabandal en una de sus apariciones en el año 61. Esta misión parte de mi casa y ha recorrido ya muchos hogares e iglesias en Argentina, además de Portugal. Irá a valladolid el día 7 y a Barcelona después. Es una oportunidad única pues en cuanto os pongan la medalla en la cara, solamente por el contacto de la piel y os digan: "recibe el Beso de la santísima Virgen", caeréis en un descanso del Espíritu celestial, del que os levantaréis nuevos. Es difícil de explicar con palabras , pero la Virgen dijo que con este pequeño gesto, Ella concedería muchas gracias.
    LLevad a vuestras familias y amigos. Viviréis el Cielo en la Tierra, como ene le Cerro de Salta, de donde he llegado hoy.
    Con cariño siempre.
    Verónica+

    ResponderEliminar