martes, 11 de mayo de 2010

Desde aquí

Tenía ganas, desde hace tiempo de escribir este post. Pero después de comentarios que se han hecho en el blog, no dudo en hacerlo realidad.
Me impresionó Garabandal. El sábado me pasé por la parroquia para besar la medalla pero me tuve que ir a eso de las 12.30. Tengo mi Rosario 'de dedo' -el 'cuentarrevoluciones'- pasado por el manto de la Virgen de la Macarena y la tumba de JP2. Tengo algún Rosario traído desde Medjugorje bendecido por la Virgen. Y, sinceramente, no me considero un friki. Son detalles que me ayudan a intentar rezar con un poco de cariño.
Tengo ganas de ir a Medjugorje. Lo que allí pasa me tiene fascinado. Y no me refiero a si la Virgen se aparece o no. Me refiero a que la gente se convierte, cambia de vida, se pone a tono, se le caen los esquemas, se replantea su vida, se hace mejor persona, se entrega a Dios...
Y, cuando lo pienso un poquito, me sorprende lo cateto que soy que no me doy cuenta de lo extraordinario -lo siento, en mi escaso vocabulario activo no encuentro otra palabra que lo defina mejor- que es poder recibir a Jesucristo, cada día, en la Eucaristía.
Dos anécdotas:
Dicen que un musulmán y un católico estaban hablando. El católico le explicó lo que era la Eucaristía. El musulmán se le quedó mirando y le dijo: "No me creo una palabra". El católico le dijo que sabía que era difícil de entender porque era un tema complicado...el musulmán le paró en seco: "No, no. Si lo entiendo perfectamente. Pero no me lo creo porque si yo creyese que Dios está metido en el Sagrario me pasaría toda la vida postrado delante de Él". Revelador.
Otra.
Dicen que un escritor -ahora no sé si es Hemingway pero siempre queda bien decir su nombre- estuvo en la Semana Santa de Sevilla y se quedó muy sorprendido del fervor por la Virgen. Éscribió un artículo criticando lo que definía como casi una idolatría de la Virgen. El artículo era bastante duro. Nadie contestó. Al año siguiente, se cantó en Sevilla una de las 'saetas' más bonitas de la historia. La frase principal decía: "A Él no le importa que Ella sea la preferida". No hay nada como un católico sevillano.
Pues eso. Son dos cositas que siempre me han ayudado. Pero es indudable que la presencia de Jesucristo en la Eucaristía es tumbativa.
En Medjugorje, en una de las apariciones, cuando llegó la Virgen, todo el mundo se arrodilló. Me dicen que es complicado porque hay rocas y muchas piedras. Un sacerdote, que estaba allí, trató de arrodillarse y no podía. Imaginaos la situación. Miles de personas de rodillas y sólo él de pie. Pasaba algo que le impedía arrodillarse. La vidente dijo luego que la Virgen, durante la aparición, había estado de rodillas porque su Hijo estaba presente. El sacerdote, al oirlo, se quedó petrificado porque él tenía en el bolsillo una Sagrada Forma que llevaba para un enfermo.
Bueno, que parece que todos, empezando por la Virgen, tenemos la ideas claras.

6 comentarios:

  1. Los videntes eran tipo Bruja Lola y la Virgen se aparecia diciendo "yo se como arreglar el pais, convencer a los pobres analfabetos a que vengan de turismo , dejen una pasta y a vivir los listos en la zona noroeste". y ¿cuanto cuesta besar la medalla?. Gratis: uf, no me lo creo, seguro que tiene trampa. Ah, no me gustan los responsos por si me vas a contestar.

    ResponderEliminar
  2. Yo estuve en Medjugorje tres veces, y estoy de acuerdo con lo que dice Borja, allí se respira algo sobrenatural, además yo puedo testificar que vi fenómenos sobrenaturales, pero además lo que más impresiona y es la realidad viviente es el ambiente que se respira y la gran devoción y religiosidad que las personas demuestran, con esas conversiones y confesiones de arrepentimiento de vidas desviadas. Este es mi testimnonio de Medjugorje, que además de confirmame y profundizar más en mi fe, hice amigos que nunca olvidaré y aprecio de verdad estando en contacto con ellos y ayudándonos a vivir nuestra fe con mas alegria y amor a Jesús y a nuestra Madre la Stma. Virgen

    ResponderEliminar
  3. Anónimo, gracias por participar. Tranquilo que no habrá responso -eso es cuando se muere alguien-. Pero la Virgen, según contaron los videntes, no dijo nada de turismo ni de dinero...
    Pero, repito, en mi opinión, la Vorgen se apareció en Garabandal.
    Vicente, ¿tres veces en Medjugorje? ¡Qué suerte!

    ResponderEliminar
  4. Entonces para que se vende el libro a 20 euros y que tu promocionas, como bien dices tu, la virgen no habla de dinero, pero los que se quieren aprovechar de la virgen si.

    ResponderEliminar
  5. Borja no hagas caso de comentarios ignorantes y estupidos.

    ResponderEliminar
  6. No hace falta comprarse el libro xa leerlo, cuando Borja lo recomendo yo me lo saque de la biblioteca. De todas formas muchas veces gastamos dinero en libros muchisimo peores y que realmente no aportan nada.
    A mi me gusto mucho el libro, gracias x darlo a conocer.
    Saludos

    ResponderEliminar