martes, 13 de julio de 2010

Pensamientos

No bajé a Madrid a recibir a los chavales. La final nos ha pasado factura a María, Covadonga y a mí. Además, las mellizas llevan dos noches de 'celebración'. Durante cinco horas me alegré de no haber ido. Sólo me arrepentí cuando se montó parda en la explanada.
Seguí las celebraciones en la otra casa talismán. Pero ya no en la terraza sino en el salón, con cerveza fría y aire acondicionado. Y me quedé con varios detalles.
1- Me dio asco -sí, sí, con todas las letras-, ASCO ver a Zapatero aplaudiendo a Álvaro, el hijo de Vicente del Bosque, levantar la Copa del Mundo. Es curioso. ¿Qué argumento dan ahora los que opinan que tener Síndrome de Down es un argumento para abortar a un feto? "Es para ahorrarle sufrimiento", suelen decir. No ví sufrir mucho ayer a Álvaro. Y Zapatero, con una actitud cínica y asquerosa, después de haber aprobado hace unos días una Ley de Barra Libre de Aborto, le aplaudía. ¡Qué horror!
2- Me alegró ver a los chavales disfrutar en el autobús durante cuatro horas. Y me gustó ver cómo no tenían reparo en hacer disfrutar a los que habían estado durante horas y horas esperando.
3- Me dio pena escuchar a Casillas, Reina o Iniesta hablando como si estuviesen en la barra de un bar. Creo que deberían haber cuidado un poco el lenguaje. Pero bueno, se puede entender.
4- No me gustó cuando la gente pitó a Piqué y a Puyol por ponerle la camiseta a Cesc. Parece que necesitamos sólo un chispacito para llamarles de todo. Lo mismo pasó con Puyol y Xavi cuando celebraron la final con una bandera de Cataluña. Hubo gente que me lo comentó indignada. Sin embargo, nadie se indignó cuando Pedrito se enfundó la bandera canaria o Villa se tapó con la bandera de Asturias.
5- Muy buenas las retransmisiones. Dificilísimas. Sin un horario concreto. Lleno de retrasos e imprevisiones. Todas muy buenas.
6- No me gustó el escenario tan lejos de la gente.
7- Me gustó el Rey.
8- Me hubiese gustado verlo con más gente.
9- No me gusta que se acabe el Mundial.

3 comentarios:

  1. Hola!! X fin campeones!! El domingo me acorde de ti y de tu fe en este equipo, sobretodo dp de q muxos la perdieran tras la derrota ante suiza.
    Por lo demás, stoy 100% de acuerdo contigo con el post de hoy, especialmente en los puntos 1,3 y 4( y como catalana y española remarco el 4)
    Y lo de Zapatero, en fin, ya sabemos lo q hay: una hipocresía impresionante. Lo malo es q no es el único.
    Weno, me alegro de q hayas disfrutado tanto de este mundial.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Lo de la bandera, estoy de acuerdo. Los madrileños no tenemos costumbre de lucir los colores regionales porque somos la capital, y aquí convivimos gente de toda españa. es un punto de unión, de intercambio, de acogida. casi toda nuestra generación venimos de gente de fuera, y eso se nota. Por eso para nosotros la vbandera es la española. Pero ver con normalidad que un catalán luzca la senyera es un síntoma de madurez y de no entrar en polémicas que, visto lo visto, son mucho menores de lo que parece.

    UN abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Pues yo discrepo. En primer lugar porque no es lo mismo enfundarse una bandera de la patria chica, que recorrer metros y metros mirando a una cámara al tiempo que se besa la enseña de una comunidad autónoma, en un escenario internacional, que invita claramente a mostrar los colores de todos. Además, esa mayor beligerancia demostrada por Poyol y Xavi, hay que entenderla como el epílogo de los fastos celebrados en Barcelona sólo 24 horas antes, toda una sonora declaración de intenciones insumisas ante la sentencia del TC sobre el Estatuto de Cataluña y una palurda reivindicación de independencia. Sería ingenuo, bajo mi punto de vista, pensar que esa efusividad de los jugadores culés con la senyera no constituía un guiño a los promotores y asistentes a la marcha de la vergüenza.

    ResponderEliminar