jueves, 8 de julio de 2010

¡Visca España!


As le ha mojado la orejita hoy a Marca. Eso para empezar.
Dios sabe por qué hace las cosas. Él ha permitido que el ser humano, en su limitación ilimitada, no tenga palabras que puedan expresar en su totalidad la belleza, emoción, esperanza, regocijo...que se viven en algunos momentos.
La terraza de casa de Pablito se ha convertido en el emblema de este Mundial. Después de que la terraza de mi casa fuese el talismán para la Eurocopa, la barbacoa, la pantalla de 40 pulgadas, los choricitos, las chuletas, los botellines de Mahou de 25 cl han marcado el rumbo de España hacia la Final del Mundial.
Disfruté...¡cómo no!
Y como sabemos de dónde vienen las cosas, dimos las gracias a Dios antes del partido. Porque es para dar gracias.
Y viví uno de los momentos más grandes de mi vida. Minuto 71 y 30 segundos. Nos ponemos en pie y empezamos a cantar el himno de España como si no hubiese mañana. Iñaki, Rata, Pablito, Duffri -¡cómo disfruto viendo a Duffri-, Alberto, Eduardo...abrazados cantando el himno. Los vecinos debieron de alucinar. La terraza tiene muy buena acústica para los gritos. Era un momento de tensión. Aunque el partido estaba dominado, es un momento de partido en el que no hay marcha atrás. Es el punto sin retorno. A capela. El himno suena a toda tralla -como diría Truli-. El árbitro pita córner. Estamos en el ecuador del lo, lo, lo, lo... Un ojo en la tele. El himno está en su momento álgido. Los pelos como escarpias. El 'cangrejo' palpitando al ritmo de un corazón desbocado. Saca Xavi. Las notas del himno acompañan la pelota. Ninguno nos inmutamos. Lo, lo, lo, lo...El balón va por el aire....Salta Puyi como si fuese Michael Jordan. Cabecea. Sigue el himno...¡¡¡¡¡¡¡Gol, gol, gol, gol...goooooooooooooooooooooooollllllll!!!!!!!!!

No sé a quién me abracé, salí corriendo por la terraza. Aquello parecía la guerra. Había cuerpos por el suelo. Amigos fundidos en abrazos sinceros. Mujeres desatadas. ¡¡¡Gooooooooool!!! Después de dos vueltas por la terraza me caigo de rodillas en una de las esquinas solitarias de la terraza...¡qué emoción!...¡Cantando el himno y marcamos -DE CABEZA- a Alemania!¡Gracias, Dios mío! De repente me dí cuenta que estaba llorando de pura emoción. Acababa de vivir un momento único. Y fue especial.
Volví a la zona de combate. No se habían hecho prisioneros.
Y vino María a darme un beso. Porque ella es así. Sabe que vivo los partidos muy concentrado -quizá demasiado, perdón a todos por algunos comentarios- y prefiere mantenerse en segundo plano. Ayer estaba guapísima con un polo de España que le regalé hace unos años. Le brillaban los ojos de una forma especial.
Habíamos ganado
Y terminó el partido y juntamos todos las manos en una piña memorable y dimos gracias a Dios. Y volvimos a cantar el himno.
Luego vimos el post partido. Las repeticiones, el resumen, las entrevistas...todo. Mientras tanto yo escuchaba Radio Marca. Allí estaba Beto entrevistando a todos. Le escribí un sms y, cuando terminó el programa, se vino a la terraza. Y mi hermano Josemaría. Fue una pena que no se pudiesen quedar todos los que habían estado en el partido. Eran las doce e hicimos una cosa que me encanta: revivimos las brasas, metimos más botellines en el congelador y volvimos a ver el partido. Entero. Minuto a minuto. Hasta el final. Y luego nos fuimos a casa.
Cuando llegué, María estaba ya dormida. y Covadonga estaba en mi cama. ¡Qué guapas!
Me dormí. Exahusto. Muerto. Desfallecido.
Antes de que mi cabeza tocase la almohada ya estaba dormido. pero antes...volví a dar gracias a Dios. Por todo: el gol, el fútbol, España, mis amigos, mi familia...
PD: Gracias a todos con los que viví esta experiencia. A los que estuvieron presentes y a los que me tuvieron presente a kilómetros de distancia.
PD2: Gracias a mis hermanos y mis padres.
PD3: Gracias, especialmente, a Meja y Fra.
PD4: Gracias a los que me mandaron sms. Perdón por no haber contestado todos. Uno me tocó el corazón: "Enhorabuena desde Roma, señor. Tú siempre has creído"
PD5: Gracias a Pablo y a Ali.
PD6: Y gracias a Puyi. Ganamos a Alemania, 1-0, con un gol de cabeza de un catalán de pro...¡¡Visca España!!

5 comentarios:

  1. Enorme artículo. Lo voy a poner en mi blog si no te importa.

    ResponderEliminar
  2. Borja, que emocionante !!! como decia uno señor esta mañana en la radio. " Gracias a la selección por hacernos por unas horas olvidarnos de el paro, la crisis, los politicos. Por juntarnos con amigos, familia, por vibrar con nuestra selección, como hermanos, bajo una misma bandera y un mismo pais. Y que cierto. Que alegria. Creo que los españoles en esto somo unicos !!! hoy la hipoteca es la misma que ayer, pero todos tenemos una ilusión en nuestra vida y es que el domingo Iker levante la copa del mundo. Ojalá !!!!
    Gracias por tu entrada que ha sido magistral.
    Bs a todos y aupa ESPAÑA !!!!
    Patty

    ResponderEliminar
  3. Todavía no me he recuperado. Gracias a Dios.
    Teniente, gracias. Un honor inmerecido...
    Gracias a todos

    ResponderEliminar
  4. Felicidades Borja. Anoche cuando regresaba a casa ya me estaba imaginando tu post de hoy, y no me ha defraudado en absoluto!

    ResponderEliminar