jueves, 29 de julio de 2010

Votar en conciencia

Ayer se prohibió la Fiesta de los toros en Cataluña. Y se oyó mucho una expresión que siempre me pone los pelos de punta. Los socialistas catalanes dejaron a sus diputados "libertad de voto" y recomendaron "votar en conciencia". El sistema político español es deleznable. La disciplina de partido siempre me ha parecido algo que va contra la democracia. Me gusta más el sistema americano -que en democracia nos sacan un par de siglos de ventaja- donde los senadores y congresistas tienen en cuenta lo que le dicen los electores de su circunscripción y no tanto la idea del partido.
¿Cómo puede votar un parlamentario español "en conciencia"? Sinceramente, la conciencia de nuestros representantes me importa poco. A mi me importa lo que dice su programa electoral y lo que cada uno, como elector, les ha ordenado que defiendan. Ellos tienen depositada en su mano la delegación de nuestro poder soberano. La opinión de un congresista me trae al pairo. Me importa lo que se han comprometido a hacer en su programa electoral. Si no se hace así, creo que se podría denunciar ante los tribunales.
Sobre el aspecto concreto de las corridas de toros, me considero un amante de la Fiesta. Voy en diversas ocasiones a Las Ventas y, desde pequeñito, entendí la Fiesta como arte. Eso no quita que, ante este debate, me empiecen a surgir dudas. Es verdad que en una corrida, el toro se defiende y se ha llevado por delante a varios toreros en la Historia. Y es un animal bello en su lucha y en su defensa. Pero es una lucha desigual del animal racional frente al animal. Y arte, lo que se dice arte, se ve pocas veces porque hay muchísimo cantamañanas.
¿Se puede hacer sufrir de esa manera a un toro? Lo malo es que, en este caso, se ha llevado al terreno de lo catalán frente a lo español y todo ha estado impregnado de un nacionalismo separatista que tira de espaldas. Pero, yo me pregunto, ¿de verdad está bien matar así a un toro? No se ha entrado en el fondo del debate. Pero creo que sí hay un debate importante que llevar a cabo.
PD: Ya estoy de vacaciones.
PD2: Maru nos pide oraciones por un sobrino segundo, con 18 años, y un problema grave del sistema inmunológico. Me gusta cuando piden oraciones.
PD3: Los autobuses del Medjujoven salen en una hora hacia Medjugorje. Pasadlo bien y tirarle un beso a la Gospa de mi parte.

1 comentario:

  1. Por supuesto que se puede matar así a un toro. Sin entrar en los aspectos más inabordables acerca del alcance del sufrimiento animal, no hay que olvidar la diferente posición ontológica del hombre respecto a los animales. Estos están al servicio de aquellos y no ha de ser una excepción el caso en la que tal subordinación se orienta hacia una expresión artística e inspiradora espiritualmente cual es la fiesta de los toros. Si entendemos que el animal debe ser sacrificado para dar satisfacción al sentido del gusto humano, si damos por hecho que se puede cazar para disfrutar las texturas y sabores animales, no hay motivo para no asumir esa supremacía del hombre en el terreno del arte.

    Te animo a no tener dudas en este tema, si bien supongo que las dudas no han de ser malas.

    Un placer, Borja.

    ResponderEliminar