martes, 14 de septiembre de 2010

Aborto y mentiras

Ayer filtraron a la SER los datos del número de abortos del último año: 112.000. Vaya, qúé curioso, han descendido. 4.000 menos que el año anterior. ¡Qué bien! Ya sólo hemos matado a 112.000 bebés. ¡112.000!
Trinidad Jiménez, ministra de Sanidad, ha dicho que es una buena noticia y que "se ha reducido el número de abortos gracias a una medida encaminada a reducir los embarazos no deseados, que es el acceso a la píldora del día después" que se distribuye gratuítamente desde el año pasado. En seis meses se distribuyeron 380.000 píldoras del día después.
Claro, lo que no cuentan es que se trata de una píldora con efectos abortivos, es decir, la píldora impide la implantación del óvulo fecundado. 380.000 potenciales abortos más. Con que sólo la mitad hubiesen sido ingeridas por mujeres que realmente se hubiesen quedado embarazadas, el número de abortos ya sería de 300.000.
Mientras tanto seguimos hablando de si hay que prohibir los toros, si los parados son trabajadores para el país o si el PP se cree que realmente va a hacer algo.
¡Qué horror!
Luego la gente se echa las manos a la cabeza porque hay madres que abandonan a sus hijos en un cubo de basura...

1 comentario:

  1. LLevan años mintiendo, señor de las mellizas. Haz esta operación:

    112.000 abortos en un año. Vale.

    Un año tiene 52 semanas; tomemos sólo los días laborables -de lunes a viernes- es decir, cinco. 5x52=260 días que trabajan los abortorios (aunque sabemos de sobra que trabajan, y mucho, los fines de semana).

    Es España hay -reconocidos- 140 abortorios. Dividamos, pues:

    112.000 abortos / 260 días / 140 abortorios... = 3,07

    ¿Alguien se cree, de verdad, que estos desgraciados se conforman con facturar tres abortillos al día? No, hijo, no...

    Si pruebas a ponerte un día cualquiera a las puertas de la dátor, y cuentas, te sorprenderá comprobar que la media de chicas que entran es DIEZ... A LA HORA

    Las cifras que se dan son las reflejadas "contra factura". Si el dinero negro se mueve normalmente en las empresas españolas, en estas... ni te cuento.

    La situación -sin contar las píldoras- es mucho más grave de lo que nos cuentan.

    ResponderEliminar