domingo, 10 de octubre de 2010

El preestreno

Han pasado unos días pero las sensaciones siguen frescas. Hace mucho mucho tiempo que dejé de ser un 'loco' de los autógrafos. De pequeño pedía muchos, especialmente a futbolistas. Desde hace años, quizá desde que empecé a dedicarme al periodismo, me parece más habitual 'codearme' con famosos y por eso les resto algo de trascendencia.
El otro día pude asistir al preestreno de La verdad de Soraya M. La película es magnífica. Si no fuese por la temática, podría pasar por una historia costumbrista de cine español. Una pequeña aldea en el interior de Irán donde una mujer es acusada de adulterio y sentenciada a ser lapidada. Un peliculón. Jim Caviezel hace un pequeño papel y vino a promocionar la película. Curioso, la película estuvo apoyada por el Ministerio de Igualdad. La mejor definición sobre Jim Caviezel la hizo la cantante Cristina del Valle: "Un hombre coherente con sus ideas". Otros le habrían llamado 'ultracatólico', 'retrógrado', 'casposo' y esas cosas. Bien por Cristina -que estuvo muy amable conmigo, por cierto-.
Bueno, tenía entradas. En el cine me encontré con Suso, PajQ y más amigos y amigas de Suso. Me quedé a ver entrar a Caviezel. Me parece un buen actor, es de Hollywood y, fundamentalmente, es la cara a la que suelo rezar. Su papel de Jesucristo en La Pasión me cautivó.
Caviezel llegó al cine con un pintón de los que quitan el hipo -eso me dijo Manuela, que se quedó conmigo a verle llegar-. Y, la verdad, es muy guapo. Para que negarlo. Se hizo las fotos de rigor y firmó algunos autógrafos. Yo me había situado al final de la entrada. Un chaval le pidió un autógrafo y él se acercó. Yo observaba la escena con mi mochila al hombro y con cierta distancia. Pero ya que se acercó justo donde estaba yo -ahí ya no había nadie- le extendí la mano. "Jim", él, en lugar de estrecharme la mano, la cogió como los colegas, "gracias por tu papel en La Pasión", -hay ocasiones en las que a uno, sin saber el motivo, le sale el inglés fluido-. Él se acercó un poco más. Cambió su cara de 'estreno' por un rostro de amigo. "Cuando rezo, tú eres la cara del Señor". Seguía con mi mano cogida. La soltó, me clavó los ojos azules en los que puedes leer su alma y me dio un cachete en la mejilla con una mano que podría ser una pala excavadora. Me sonrió con cariño y dijo: "Muchas gracias. Que Dios te bendiga".
Fátima me hizo esta foto.
Me quedé algo atolondrado. Quizá fue demasiado para mí sentir la mano de Jesús en mi cara. Y que nadie se lleve a engaño. Sé perfectamente quién es cada uno. Pero cuando uno trata de enamorarse de Jesús y le ponen una cara 'creíble' pues si llega y le da un cachete pues, que quieres que te diga,...bueno, que supongo que es muy difícil de explicar y me estoy metiendo en un jardín.
Pero entré en el cine Palafox con una frase: "los apóstoles estaban como borrachos de alegría...". Supongo que Dios se sirve de cualquier cosa...
Luego vi la película -la recomiendo-y empezó a gestarse el motivo por el que ahora le llamo Jim y no Caviezel. Pero esa es otra historia...con nombre de aldea Bosnia: Medjugorje.

2 comentarios:

  1. Precioso relato,gracias por haberlo compartido por todos ya que se nota que te sale del corazón.Yo también estuve a la hora de la entrada de Jim Caviezel en el Palafox en la zona del posado haciendo fotos aunque no soy periodista y venía a toda prisa de fuera de Madrid,para la ocasión.Justo llegué en el momento de la entrada del actor y cuando estaba en la calle lo conocí por detrás nada más pisar la acera.Tenía entrada así que pude ver la magnífica película y escuchar las maravillosas palabras del actor.Me impresionó físicamente,sé que era muy guapo pero en las distancias cortas aún gana más hasta llegar a eso, a la impresión.Es de esas personas cuya belleza exterior se encuentra potenciada y moldeadada por su belleza interior.Aunque lo tuve a dos metros no gocé de la dicha de intercambiar palabras con él ni de estrecharle la mano,quizá mejor,no me la hubiera podido lavar,siento enviadia sana pero...con haber estado allí me conformo y haberle visto de cerca.Yo también estoy marcada por su papel en la pasión y pienso que Dios tocó esa película y usó a Jim Caviezel para transmitirnos en la gran pantalla a un Jesús lo más próximo al que caminó por Galilea y Judea.Tengo la certeza de que Jim Caviezel como persona y actor ha sido conformado por Dios para ese papel.Por eso transmite algo que deja paralizado e impresiona al mismo tiempo que cautiva.Está tocado plenamente por el Espíritu Santo y se le nota.Sabe cual es su destino y lo transmite en las entrevistas.Por supuesto no es Jesús pero tiene bastante de Él,tiene ese don que Dios le ha dado y que por su fidelidad Jim Caviezel tiene claro que debe aprovechar para transmitir su mensaje y cambiar el mundo.Acabó sus palabras con un God Bless You que le sale siempre del corazón.Que Dios te bendiga Jim,a ti y toda tu familia y a todos aquellos que de acuerdo con la voluntad de Dios están siendo instrumentos en el cine y en los medios de comunicación para que el Reino de Dios se extienda.Me gustaría volverte a ver en directo esta vez con más calma pero si no es así ruego a Dios que nos veamos en la Eternidad junto a Aquel que nos creo porque nos ama y porque quiere que nos divinicemos poco a poco si nosotros nos dejamos llevar como lo haces tú.
    Ruego a Dios para que así sea en mi caso.
    En cuanto a ti que escribes este maravilloso artículo,gracias de verdad,que Dios te bendiga.Estuvimos a pocos centímetros de distancia pero no nos vimos,que Dios también te bendiga mucho.Un abrazo.María E.

    ResponderEliminar
  2. Hola Borja! Esta noche te he escuchado en Radiomaría. Me quedé de piedra cuando te presentaron y me di cuenta q eras tu.
    Me encanto el programa, la única pega es q sólo sea una vez cada dos semanas.Felicita tambien a Rafael y Lola x el programa.
    Saludos
    P.D. Muy interensante la entrevista a la madre Andrea, tendreis q volver a invitarla xq se hizo muy corta la entrevista

    ResponderEliminar