miércoles, 20 de octubre de 2010

Los dones

Covadonga, Lucía y Macarena son dones. Como me han dicho este fin de semana no son dones en el sentido de que son dones maravillosos de vida sino que me sirven para ser mejor.
Porque ser mejor es pensar en los demás -No jodas, ¿en serio?- y dejar de mirarse el ombligo. Por eso ellas son dones maravillosos que sirven para poner la vista al frente...bueno, realmente la vista la tengo que poner alrededor mientras ellas tres juegan a agarrarse a mis piernas y hacen 'cucu-trás' a carcajadas.
La verdad es que están de 'bocao'. Rebeldes...pero de 'bocao'.
En los últimos meses me he dado cuenta de que, para ser padre, hay que estudiar mucho y ser muy observador. No vale con tirar de cuatro cosas que uno cree que están bien para inculcárselas a tus hijos. A la hora de aprender los buenos hábitos, francamente, el método me parece siempre el mismo.
Por eso ha habido gente que lo ha estudiado durante mucho tiempo y ahora te pueden ayudar a lograrlo. Nos hemos apuntado al Curso de Orientación Familiar que se imparte en el colegio y estamos aprendiendo mucho. Por no hablar del 'máster' especial de este fin de semana con las monjas incendiarias (las 'Guadalullamas') y el 'pirómano' del padre Francisco.
Y uno se creía que lo sabía todo.
También es bueno aprender de otros que ya llevan mucho camino recorrido como mis padres o familias que descubrí hace tiempo como los Lozano o los del 5ºB. Todos tienen un importantísimo punto en común: buscan formarse para hacerlo bien.
Parece una tontería, ¿verdad? Pues es crucial.
Por eso no quiero dejar de agradecer la insistencia de Iñaki y Laura que, aunque en su momento no les hice caso, empezaron a abrirme los ojos. Ahora les han dicho que van a tener una tercera niña...tranquilo Iñaki. Es un premio. Te lo aseguro.
PD: la foto es de Photo Up.

1 comentario:

  1. Que mayores estan las niñas! Preciosa la foto.
    Saludos

    ResponderEliminar