jueves, 9 de diciembre de 2010

Sin rehenes

Desde pequeñito recuerdo la preparación del Belén en casa. Siempre coincidía con el día de la Inmaculada y era un día de mucha alegría. Cuando fuimos creciendo, empezamos a hacer aportaciones para hacer cada vez un Belén más espectacular. Pero como todos éramos de Letras, pocas veces fuimos ingeniosos.
He tratado de mantener la tradición en casa y hemos aprovechado el Puente con mal tiempo para empezar a preparar la Navidad.
El año pasado habíamos comprado unas cutrefiguras para el Nacimiento para que, en caso de rotura, no nos importase demasiado. Las sacamos delante de las niñas. Pusimos el musgo, el serrín, los corchos haciendo las montañas y un papel albal simulando un lago.
¿Resultado?
No hubo rehenes. En 45 segundos -¡no es broma!- las mellizas habían roto la cabeza o un brazo o un pie a todas las figuras. Un minuto después, todas las figuras eran sólo un tronco decapitado imposible de mantenerse en pie. No se había salvado ni un cerdo redondo. El musgo estaba revuelto como si hubiese sufrido un terremoto de 8,3 grados y la previsión meteorológica sobre el lago era de marejada a fuerte marejada. Los alrededores del Belén ofrecían arena, serrín, musgo y cabezas a partes iguales.
Así que estamos buscando figuras de plástico que se puedan llevar a la boca sin sufrir desperfectos...
Covadonga, eso sí, fue una de los nuestros.
Os ahorro los detalles de cómo quedaron algunos adornos del árbol.
PD: Hoy es el cumpleaños de mi padre.
PD2: Me mola el Adviento. Es prepararse para recibir al Niño Jesús.
PD3: Mañana, 10, es el cumpleaños del Teniente Colombo. ¡Felicidades!

5 comentarios:

  1. Borja, encontrásteis al final figuras en verdecora? Nosotros acabamos "invirtiendo" en adornos navideños un dineral. Y encima las bolas que compramos eran de cristal (no me di cuenta, que sino, ni de broma), y en la operación adorno del arbol se rompieron unas cuantas.........pero lo pasamos genial decorando la casa. El año que viene, cuando Pablo sea como las mellizas, no se si me animaré a poner árbol, desde luego no con bolas de cristal.
    Un beso y feliz adviento a todos.
    MARU

    ResponderEliminar
  2. Que sinsentido,unos gastando un dineral en adornos y otros apenas tenemos ni pa comer

    ResponderEliminar
  3. Si te sirve de consuelo, no eres el único. A los peques les hemos preparado un Nacimiento a prueba de terremotos, y aún así, el Niño aparece a veces sobre la mula, y la Virgen mirando al pasillo.

    Con el Árbol no han tenido tanta piedad... Pero que nadie les robe esa ilusión a los peques, aunque cueste unos eurillos, aunque haya que quitarlos de otras cosas importantes...

    La Navidad sí importa.

    ResponderEliminar
  4. En mi caso, el Belén se ha de enfrentar, por una parte, a la agresividad de Íñigo, que rompe todo lo que llega a sus manos sin discriminar el carácter más o menos divino de cada figura y, de otro lado, a las ansias modernizadoras de Pablo, que se afana en aparcar junto a los camellos, sus miniaturas de Ferari preferidas. En fin...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar