domingo, 9 de enero de 2011

No han caído las botas

Durante muchos años, un regalo que me traía siempre los Reyes Magos era las botas de fútbol. Cuando era pequeño, las botas se gastaban por su mucho uso aunque jugábamos en hierba -pese a los enfados de vecinos de Las Huertas-. Luego, con el paso de los años, el fútbol se convirtió en una semiprofesión con varios partidos a lo largo de la semana. Además, los campos de tierra de la futbolitis madrileña castigaban el cuero de los borceguíes hasta inutilizarlos antes de que terminase el año. Por cierto, aprovecho para felicitar a Alberto. 50 años y muchas historias.
Pedir unas botas nuevas era una tradición y una necesidad que facilitaba la redacción de la Carta y el trabajo de los pajes.
Recuerdo con especial cariño unas Lotto Futura, negras, con los detalles en verde fosforito...ellas me acompañaron en los momentos de mayor gloria.
El caso es que, desde hace algunos años, no pido botas de fútbol. "¿Para qué?", suelo pensar. Siempre pienso que falta poco para la retirada y que no vale la pena hacer la inversión. Las viejas Adidas se mantienen vivas aunque con algunos achaques y siguen haciendo su trabajo.
Pero, cada septiembre, vuelvo a recibir el apoyo de María para que juegue una temporada más. Y me vuelve a entrar el gusanillo de calzarme las botas y, bien aculado en tablas, lanzar un par de pases largos y dar algunas indicaciones.
Este año no han caído las botas...porque no las había pedido. Pero hoy he marcado un gol, he dado dos asistencias y no me he lesionado. Puede que todavía pueda seguir jugando...
PD: Gracias, María, por animarme a jugar.
PD: Gracias a todas aquellas botas que me han acompañado desde hace muchos años...

2 comentarios:

  1. que chulas !!! para el año que viene te paso este link de botas de futbol

    ResponderEliminar
  2. Hola

    Es cierto que anteriormente las botas de futbol solian gastar mucho los tacos pero no comprendo como en hierba natural se te gastabam tan rapido. Si es cierto que para tierra en aquellos año en el mercado habia botas como las copa mundial o las marcos que madre mia para romperlas era muy complicado.Si te da el gusanillo animarte a poder disfrutar de este deporte.

    Saludos

    Maricarmen

    ResponderEliminar