martes, 20 de septiembre de 2011

Desde el J4

Lo malo del tiempo y de internet es que siempre crees que vas a tener frescos los recuerdos y las sensaciones de una experiencia. Y si te retrasas en escribirlas, pierden frescura. Pero estuve en la JMJ....y no podía dejar de decirlo.
Es cierto que lo que ocurrió en Cuatro Vientos y que todo el mundo pudo ver fue épico. Pero la JMJ dio para mucho más.
Ha sido un encuentro personal con Jesucristo. ¿Personal con dos millones de personas? Tal y como lo cuento. Estar empapado de agua, tirado encima del polvo y escuchar como dos millones de jóvenes se ponen a adorar a Jesús realmente presente en la Eucaristía...¡fue impresionante!
Se escuchó el silencio profundo del respeto, de hijos enamorados que gastaban su tiempo, dinero y vacaciones por ir a ver al Señor a un desierto azotado por la lluvia.
La JMJ ha sido maravillosa.
Y mejor están siendo todos los frutos que, sin nosotros saberlo, el Señor está recogiendo día a día. Son frutos que no salen en los medios de comunicación pero que sirven para que muchos jóvenes -y no tan jóvenes- pongan su vida al servicio de Dios -cada uno dentro de sus posibilidades- en un momento en el que hace falta más que nunca.
La vigilia la pasé en J4: el último sector, el final, nada más allá...detrás, la vía del tren. Y allí, a dos kilómetros del escenario, me encontré con el Señor.
Estuvimos a punto de dar la vuelta e irnos a casa a ver la vigilia por la tele. Finalmente decidimos quedarnos al ver el ejemplo de muchas familias que llegaban al J4 acompañadas de bebés. ¿Una temeridad? Yo lo llamo fe e ilusión.
Me emocionó ver a gente confesándose a las tres de la madrugada o llorando ante el Santísimo a las seis de la mañana en las capillas que habían aguantado la tormenta.
En los días previos me había sobrecogido con la cadena de oración que se inició en la capilla del seminario y que tuvo a los conventos y monasterios de España -en turnos- más de 120 horas seguidas rezando por los frutos de la JMJ. También disfruté con el Via Crucis y el acto de bienvenida. Pese a nuestras acreditaciones de prensa -¡qué aventura!- seguimos los dos actos desde Colón y los viví como nunca.
Y qué decir de la sensación que produce hacer la oración ante el Santísimo en el Fondo Sur del Santiago Bernabéu. ¡Qué gran idea la del Café Vocacional! Y estuve con el productor de "La Pasión" en la jornada de cine, y aprendí en la tertulia con el Prelado del Opus Dei a la que me invitó mi hermano, y descubrí la Adoración que hacen los Hermanitos del Cordero en la Capilla del Obispo (Plaza de la Paja), y me reafirmé en la diversidad de la Iglesia conociendo sus distintas realidades, movimientos y carismas en el Retiro, y me confesé para absorber toda la Gracias de Dios que había pululando por el ambiente, y pude ver al Papa por las calles de Madrid, y di gracias a Dios...mucho rato.
Todo fue gracias a Dios. Pero a Él le gusta utilizar instrumentos para hacer las cosas. Por eso no puedo dejar de dar gracias a toda la gente que estuvo inmersa en la organización y desarrollo de la JMJ. Sigo rezando por vosotros.
Y se sirvió de cuatro personas especiales para que yo aprovechase y disfrutase la JMJ:
1-Un amigo cuya terquedad, cabezonería, entusiasmo, tesón, optimismo y bondad provocó que todo fuese perfecto.
2- Un amigo cuya humildad y disposición es un ejemplo que trasciende corazones. Siempre dispuesto a lo que haga falta y, aunque disimule con refunfuños, siempre dejando que otros se lleven el protagonismo. Con poder para dar la mano al Papa prefirió encontrarse con el Señor en la intimidad de la distancia.
3- Una amiga que con su sencillez y comprensión alimentó al peregrino cansado de duras jornadas y suscitó conversaciones que hacieron crecer la fe.
4- Y, por supuesto, María que hizo posible con su esfuerzo, alegría y dedicación que yo fuese a la JMJ.
A todos, gracias.

6 comentarios:

  1. Que alegría volver a leerte!!! Y más con este post hablando de la JMJ.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me alegro muchísimo de que hayas podido estar presente, y de qué manera!, en la JMJ. Una prima viajó desde Uruguay especialmente y tuvo el detalle de darnos una visita.
    Qué tal tus niñas?, los míos bien, parece que lo de Andrés no es más que un tema de maduración, ya no vomita prácticamente y come muy bien, pesa 9 kilos ya! y tiene 2 dientes. Gracias a todos por los rezos.
    Cecilia I.

    ResponderEliminar
  3. Por fin Borja ¡¡
    Gracias a la JMJ nos vuelves a contar de tu vida, familia y amor a Dios.
    Cariños a todos.
    Verónica+

    ResponderEliminar
  4. Gracias por los rezos, efectivamente la gamagrafía de Andrés ha dado que es tema de maduración y que a los 9 meses suelen madurar los que van inmaduros. Tenemos cita a los 9 meses y si Dios quiere será para darnos el alta definitiva en Digestivo, la de Neuro ya la tenemos, por los 10 días que estuvo en prema.
    Mi suegra sí que sigue muy mal la pobre, se agradecen los rezos!.
    Cecilia I.

    ResponderEliminar
  5. Borja, mi suegra falleció el sábado de tardecita.
    Se agradecen infinitamente los rezos.
    Cecilia I.

    ResponderEliminar
  6. Borja, te envío este link, está muy interesante. Seguramente ya estés más que enterado del mismo, pero por las dudas.
    https://www.infinitomasuno.org/
    Saludos,
    Cecilia I.

    ResponderEliminar