miércoles, 3 de septiembre de 2014

Testimonio

Desde hace algunos años -ahora no soy capaz de determinar cuántos- me he visto 'acorralado' por el testimonio de cientos de personas que han contado su experiencia de Dios.
Testimonios que reflejan conversiones milagrosas o que manifiestan un deseo de mejora en personas buenas.
A cada uno le ha cambiado la vida de una forma.
Y siempre ha sido mediante un encuentro personal con Jesucristo. Ese encuentro ha podido llegar de mil formas diferentes pero, la raíz, se resume siempre en lo mismo: un encuentro personal.
Ayer leí y escuché de viva voz el testimonio de Gonzalo Altozano. Aquí lo puedes leer.
Y puedo asegurar que este tipo ha tenido un encuentro personal con Cristo. Podría haber sido en cualquier lugar pero ha sido en la aldea de las conversiones.
¡Gloria a Dios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada